EL PADRE REBAZA, UNA VIDA AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

martes, 4 de noviembre de 2008

Cosecha de Marca


V

Amaranta o delirio de amor
de Nora Rosa Gamarra

por Víctor Hugo Alvítez Moncada(*)

Nora Rosa Gamarra Ramírez, (1959).- es poeta huarasina que su lira se alza y enrumba los sentimientos puros del amor -en ella, presentes y ausentes a la vez. Con: Amaranta delirio de amor, llega a la madurez poética y decide aventar su espiga sensible a los confines del universo y ser humano, esperando saciar corazones de amor y paz, de ternura, recuerdos y esperanzas, a través de versos nutricios y columna vertebral de la poeta, de candorosa llama incendiaria invadiendo el mundo y haciéndonos sentir en carne propia su contagiante exaltación espiritual.

Amaranta delirio de amor, acaba de brotar de la tierra –o mejor dicho de la imprenta-, por Katequilla Editora (Huarás, setiembre, 2008), en 71 páginas de afecto y desolación. Dedica el primer poema a Gustavo A. Bécquer; continúa: Añoranzas, compuesto de tres poemas, finalizando con la sustancial Amaranta delirio de amor, título del poemario compuesto de 34 poemas de equilibrado estilo pasional; en buen papel y atractiva carátula a full color con paisaje surrealista ancashino, cual cofre que merece perennizar la voz, inspiración, emoción y encanto de nuestra poeta.

Aquí el amor imaginado reluce pleno de grandeza y felicidad, canta al ser que ama encumbrándolo por sobre todas las cosas, no hay o puede existir otro galán igual o similar, el príncipe azul es único e inconfundible: “Antes de saberte, yo lo quise rubio./Rubio como el sol,/como sus rayos fulgurantes de esplendor/y la radiante luna que mira con amor”. Despercudido romance encarnado en una flor repleto de ilusión y decepción; súplica, fantasía, recuerdo, delirio; asomando en algunos casos en fino y desgajado erotismo que puede llegar a lindar hasta con el martirologio: “Y púseme en la noche señalada/el seductor semblante de la diosa del fuego./Ondulé mi cuerpo de tentadora sierpe/y pronuncié tu nombre con el más divino acento”; versos que retienen al lector para contagiarse de sus impresiones sinceras y afectivas. La poeta y el amor metafísico están envueltos en un capullo que talvez no alcanzó a florecer en el tiempo como ella en especial quería, desde entonces la tormenta acecha para rubricar con tinta de su sangre estos versos ardientes: “Úngeme sólo de fragancia./Hazle un dique al tropel de tus besos./Tala tu árbol, que en flor se convierta/y prende en mi fruto un suave color”.

¿Dónde estuvo escondida esta criatura ferazmente enamorada de Adonis?, ¿de qué fuente colgaban sus sueños apretujados de tristeza y afección?, ¿qué mortal hirió profundamente su corazón hasta hacerla sollozar y expirar? “¡Quién sabe, Señor!“. Solamente el tiempo cuando destape su rostro descubrirá al verdadero culpable, autor de tal perturbada acción, otrora amor de su vida y porqué de la noche a la mañana sepultó su encanto, mató la flor. El libro Amaranta delirio de amor, se convierte en el más importante cómplice y testigo por encubrir todas las respuestas a tan desesperado tormento.

Revisando la valiosa colección “Cuadernos de Difusión” que entusiasmado me obsequiara en su integridad mi gran amigo, maestro, filósofo, artista y escritor huarasino Francisco Gonzáles, o mejor “Panchito Gonzáles”, en una visita que le hiciera el año 2003, con la finalidad de incrementar el Centro de Información y Documentación Regional Áncash, que con esmero trato de impulsar; publicación del Instituto Nacional de Cultura-Filial Áncash, bajo su dirección; e indagando la travesía literaria de Nora Rosa Gamarra, hallo “En nuestro siglo” (poesía y prosa por Nora Gamarra), N°41, Huarás, 1983, en cuyo prefacio escrito por el entonces director del INC y fundador de dicho folleto, Panchito Gonzáles, lo siguiente: “1983 es un año preñado de muchas esperanzas y realizaciones que iniciamos con el mismo entusiasmo que ayer. Hay mucho optimismo y fe en la obra humana, por lo que hacemos nuestro el pensamiento de Terencio: ‘Soy humano y sólo lo humano me interesa’. En esta búsqueda encontramos autores desconocidos y abriendo el pórtico del presente año ofrecemos al público un nuevo valor femenino, la escritora Nora Gamarra que pletórica de juventud e inspiración ha realizado una obra literaria muy valiosa dedicada a su generación, la generación de hoy(…) La escritora Gamarra, consciente de esta realidad y quizás un poco desilusionada de tanta superficialidad, ha escrito este bellísimo manojo de versos y de prosa que son toda una invocación para enderezar el camino y mejorar al hombre, telón de fondo que anima la obra”. Es un poemario inicial donde escribe poesías tiernas, filosóficas, épicas, patrióticas, etc. concluyendo con prosas de hálito romántico y reflexivo.

En nuestro siglo, al parecer, constituye la primera publicación de Nora Gamarra. Existen otros trabajos sueltos suyos publicados en revistas y periódicos de la región. Ha logrado algunos reconocimientos a su labor e integra instituciones literarias de Áncash y el país.

Nuestro encuentro en la Feria de Libros “Redes y Trillas”, con la publicación de quince libros de autores ancashinos, en poesía y prosa, publicados por la Editorial Altazor, mereció la presentación de dichos libros en Chimbote y Huarás, el 2004. En esa magnífica ocasión, viajé a la capital regional y nos juntamos con varios intelectuales huarasinos, entre ellos estaba Nora Gamarra, departiendo alegría y amistad. Luego partí con ella a visitar al amigo común Panchito Gonzáles quien ya se encontraba muy delicado de salud y por esa razón no pude verlo en vida, por última vez, a aquel incomparable y grato amigo, soñador y Quijote ejemplar indeclinable, que al fallecer poco tiempo después, no ha dejado sino un amplio y despejado horizonte de enseñanzas, erudición, tristeza y muchísima esperanza en el devenir cultural ancashino.

Con el alma lacerada de dolor al no poder estrechar el abrazo al amigo exuberante y cordial, acompañé a Nora Gamarra, hasta su casa cercana del Jr. J.M. Villanueva, allí conversando muy cerca al cielo, me obsequió su antología poética de edición sencilla del año 2004.: “Flores de María Senda I”, donde se preludia la fuerza amorosa y amatoria de la autora a los poemas de su último libro; retribuyo tal noble gesto con la dedicación de mi último intento lírico “Árbol era esa mujer”. Encuentros personales que han acercado nuestra amistad, labrándola actualmente.

Que el amor e ilusiones despojados de esta trovadora ancashina, sigan concediendo sus sueños y encanto a la vida; y, el sollozo y lluvia de su alma germinen en riberas de ríos y mansiones de cielo añil, albos pendones y armoniosos jardines de Puyas Raimondi, cantutas, retamas, queñuales.

Chimbote “Puerto de Oro”, 18 de octubre del 2008

Nota: El desarrollo del XVI Encuentro de Escritores Ancashinos,
Se puede apreciar en los álbumes de Foto@rte Pisadiablo: Marca I y Marca II, en:
http://www.sonico.com/VictorAlvitez

_______________________________
(*) Víctor Hugo Alvítez Moncada / “Pisadiablo” (San Miguel – Cajamarca, 1957). Diplomado en Gestión Cultural por la PUCP. Empleado de la Universidad Nacional del Santa (Chimbote). Ha publicado poemarios y revistas culturales. Director fundador del Centro de Información y Documentación Regional Áncash, e Instituto de Literatura Infantil “Pis@diablitos”.
pisadiablo100@hotmail.com

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Peru
Revista de creación y eventos culturales. Moderan: Doan Ortiz Zamora, Alan Bustamante Medina y Jack Farfán Cedrón, escritores peruanos.