EL PADRE REBAZA, UNA VIDA AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

viernes, 15 de mayo de 2009

Valmore Muñoz Arteaga

La Divina, John Keats y la belleza











O what can ail thee, Knight-at-arms, / Alone and palely loitering? / The sedge is whiter´d from the lake / And no bird sing. / O what can ail thee, Knight-at-arms, / So haggard and so woe-begone?... Me cantabas entre susurros mientras bebía leche de tus senos. Mordiendo y lamiendo la virulenta dureza de tus pezones al tiempo de que de ellos manaba la leche que purifica los sentidos. Seguías cantando, arrullándome, acariciando mis ya encendidas mejillas. Detuviste tu canto para preguntarme si había leído alguna vez a John Keats. Abrumado por el olor de tus pechos y tus cánticos espectrales, negué con un torpe movimiento de cabeza. Con tu paciencia de madre y sin abandonar el concierto silente de caricias, me explicaste que Keats estaba convencido de que el poeta era un obsesionado por la belleza.

Él, mi niño, lo era en forma manifiesta, en sus poemas la belleza no sólo es sustancia, sino tema, concepto, objetivo, argumento en suma de su cantar. La belleza en Keats es una idea incorruptible. Todo lo contrario de lo que pudo pensar Baudelaire o Poe que veían en ella una representación de la corruptibilidad del cuerpo. La belleza en ellos, así como en Rimbaud y el resto de los malditos, es un poderoso canto al horror de la vida, a lo ardiente y triste, estigmas que se ven obligados a sobrellevar y que hacen de ellos ángeles demoníacos que paren sus ideas estéticas de la fiebre y el cáncer. Bebedores de un licor sin impuesto de la fábrica de Satán. Todo lo contrario de lo que asumió sobre ella Dostoievsky, para el menoscabado ruso la belleza era un enigma, algo completamente desconocido e inasible para el hombre. Mi niño, la condición humana nos retiene al dolor, a la enfermedad y a la muerte, eso lo saben todos los poetas, pero Keats nos seduce con la sensación de que la pura belleza es eterna. Como eterna es la belleza de tus senos, Divina, dije atragantado con ellos. Si, mi niño, como mis senos, pero chupa, sigue chupándolos y encaja tu dedo entre mis piernas. Húrgame bien para que sigamos disfrutando de esta disertación estética. Así, así, mi niño, no dejes espacio dentro sin revolver.

Te hablaba de Keats, cierto? Bien, si la rebeldía revolucionaria ocupaba a Shelley, la naturaleza a Wordsworth, el sensualismo a Byron, la nocturnidad mística a Novalis, la locura alucinante a Hölderlin, los temores del inconsciente a Tieck, fue el culto a la belleza lo que distinguió a Keats. Una obsesión que lo llevó a perder interés por lo que aceptamos como real. Deja atrás la realidad en pos de su bien supremo, lo bello. Creía con Platón que la belleza era verdad, y la verdad, belleza. Era todo lo que había que saber sobre la tierra y todo lo que se necesita saber. Oh! mi niño, sigue, sigue, sigue chupándome, mamando de mis hendidos pezones como Hermes que iba de valle en valle, de bosque en bosque, soplando a las flores su nueva pasión. Sigue destetándome y transfórmate en cuerpo preparado para la vida, el amor, el placer y la encendida lucha de corazones y latidos. Húndeme más tu dedo, húndelo hasta que perfores la piel palpitante de la serpiente, brillante, que vive enroscada en la oscuridad de mi vientre. Gira tu dedo en la caverna de las palabras hasta que llore la carne y brille para ti la luz de Leteo. Nada ni nadie, ni las esclavitudes del tiempo y del espacio pudieron impedir que el espíritu de Keats se entregara a la fantasía para su deleite, así como tú estás entregado a darte placer, y al darte, dármelo, con los fluidos de mi vulva que canta babeándote el dedo. La belleza es el alma de la poesía, mi niño, que se devela luego de palpar la ermita interior con conceptos nuevos, maravillosos y placenteros.

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Peru
Revista de creación y eventos culturales. Moderan: Doan Ortiz Zamora, Alan Bustamante Medina y Jack Farfán Cedrón, escritores peruanos.