EL PADRE REBAZA, UNA VIDA AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

viernes, 15 de mayo de 2009

Valmore Muñoz Arteaga

Saliva sin nombre





Saliva, la tuya, divina, es fluido que se pierde en otro continente. Fluido que moja el negro plumaje de los pájaros de la noche. Tu saliva es voz humana que resplandece. Tu saliva envuelve mis palabras cuando reclino mi cabeza para beber de la fuente donde abandono mis perspectivas evidentes.
Es fluido magnético, según César Moro.
Es corriente de brazos y de espadas, según Oliverio Girondo.
Es un día que Dios estuvo enfermo, según César Vallejo.
Es caída sin miedo al fondo de la sombra, según Vicente Huidobro.
Es necesidad de mugir mirando al cielo, según Salomón de la Selva.
Es la campana negra del sexo, según Pablo de Rokha.
Es noche cribada de estrellas, según León de Greiff.
Tu saliva es volver a pie a las orillas del Edén tropezando siempre con muchedumbres de nervios, con venas que atavían la insolencia de mi sexo y que termina escupiendo un puñado de pequeños cadáveres contra tu garganta. Entonces, saliva y semen limpian nuestras duplicidades de demonios nocturnos.
Tu saliva es disociadora. Beberla de tu lengua me enmaraña todo encerrándome en un silencio que no sé de dónde viene y me hace creer que no soy yo quien escribe ni quien bebe tu saliva, sino que soy otro que encerrado en un desconocido silencio escribe creyendo que es un maldito bebiendo cianuro en un lóbrega habitación ginebrina.

Mi dialecto sabe a tu saliva, al igual que mi lengua, aún sin ser mi lengua, sabe a tu saliva y sólo por eso la reconozco mía, por el inconfesable sabor de tu saliva.

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Peru
Revista de creación y eventos culturales. Moderan: Doan Ortiz Zamora, Alan Bustamante Medina y Jack Farfán Cedrón, escritores peruanos.