EL PADRE REBAZA, UNA VIDA AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

lunes, 28 de diciembre de 2009

MISERIA, ENVIDIA Y POESÍA

Por Umberto Cobo


Miseria: escasez de dinero y medios para vivir.
Envidia: sentimiento que busca que al otro le vaya peor.
Poesía contemporánea: expresar emociones, sentimientos e ideas donde quien lee da sentido al texto
.

Hace ahora, casi treinta años, un abogado javeriano que fungía de rapsoda solicitó los servicios civilizadores de otro inspirado a fin de favorecer, perjudicándole, a su enemigo en los campos de la lírica. Se trataba, en la apariencia, de aliviar las afujías del autodenominado Poeta Nacional, víctima del desempleo y la pobreza. El futuro favorecido conducía un rebaño de pariguales que compartían sus odios y arrojo para castigar, con vacías botellas de anís, en la Cantina de Marielita, a todo cantor consagrado o gacetillero de prensa y radio. Mario Rivero, Isaias Peña Gutierrez, Giovanni Quessep, José Luis Diaz Granados: primo en décimo grado de García Marquez y cantor del Doctor Santomafia, Eduardo Gómez, Dario Ruiz Gomez, José Mario Arbeláez, Nelson Osorio Marín, Ignacio Escobar Urdaneta de Brigard, Miguel Mendez Camacho, Armando Orozco, Manuel Hernández, Henry Luque Muñoz, JG Cobo Borda, Alvaro Miranda y muchos más cayeron bajo la estallante damajuana del hijo de Rubayata. Unas veces por malos poetas y otras, por ir ellos también, con malos poetas. De allí que el abogado javeriano, que ya había sido sometido al puño de hierro del derelicto, temiendo que en su espléndida nueva oficina de Gerente Cultural fuese atacado por la insania misma, creó, con la colaboración de una diminuta institutora de la Universidad de los Andes, un taller de poesía que financiado con el dinero de todo el mundo, diera alguna holgura al Poeta Nacional y calmara sus resacas de odio. Asombrado ante tanta generosidad para con tan pugnaz enemigo, el inspirado intermediario preguntó al Gerente por qué lo hacía y este, ni corto ni perezoso, le endosó la respuesta iluminada: “Es que haciéndole favores se le hace más daño”.
Desde entonces el ex Gerente Cultural no ha reculado en sus amparos, que incluyen un Doctorado de la Universidad Malatesta, 10 años de publicidad permanente en el Magazín Dominical de El Espectador, 30 años de salario fijo en Casa de MaMeCa y las recompensas Bonald Baraibar, Antioquía University, Aposento del Libro, Madame Ivonne, Gabinete de la Sapiencia, Fernandez Retamar y Chus Visor, mudando el energúmeno en la paloma lírica más odiada de Colombia, el único país del mundo con el 80% de sus escasas 335 librerías en tres de sus ciudades, 1200 Bibliotecas Públicas en municipios plagados de analfabetos y desplazados con libros españoles que nadie lee, y sólo un 4% de usuarios de Banda Ancha con una población de 43 millones.
Odio contra la energúmena paloma del ayer que tuvo su primer capítulo cuando para darle un baculazo a su gloria el propio Gerente Cultural y su partenaire MaMeCa decidieron importar a la capital de la república al cartagenero Raúl Gómez Jattin cuya fama de poeta iba de la mano de su desgracia como enfermo síquico, lo cual garantizaba que cualquier gloria que llegase a alcanzar no le beneficiaría nunca sino que haría mucho daño al Poeta Nacional. Lo que no estaba en sus pírricos presupuestos, para coronar esta pilatuna contra la fama del hijo de Rubayata, ganada mediante el ejercicio del botellazo en la cabeza, fueron los incendios y aquelarres que les propinó Gomez Jattin al Gerente Cultural y su partenaire, que terminaron por llamarse por cuenta del cartagenero, La Hiena y La Garza Coja de la Poesía Colombiana. Gomez Jattin fue asesinado mediante el odio contra los locos y la poesía en 1997, hace 12 años, los mismos que los enemigos del Poeta Nacional han tardado en construir un Golem de Gomez Jattin para hacer más duros sus últimos días.
No de otra manera puede entenderse la cascada de artículos que la Gran Prensa [léase Josémario, Cobo Borda, William Ospina, Nicolás Suescun, Abad Faciolince, Enrique Serrano, etc.] dispensa estos días a unos textos borrachos de metáforas, dignos de la arquitectura infernal de Piranesi, que sólo alcanzan claridad mediante el deseo de sus adictos, que odiando al Poeta Nacional, sienten el aleteo de la poesía en esos galimatías cruzados y teñidos de cavernas de la isla de Calipso, los difusos rayos de Piros, los arcos, escaleras y jarrores del palacio de Alcinoo, los candelabros, lapidas, trípodes, ornamentos, criptas, rejas y puentes levadizos del cementerio de Bunhill Fields mientras Remedios Buendía, conocida como La Bella se peina en La Mohana su trenza de 15 metros y la voz de Tamerlán rompe hielos azules en Noruega y no en Asia Central, concluyendo:

En su espalda hay un talismán que me horroriza,
una luz que me aterra como si fuera el polvo del Zuco.
Por la noche el sueño no me da reposo, me desgarra.
Imagino que ya soy un dios, que es mío el infinito.
Pero en mis brazos soy una multitud de creyentes
ardiendo en el lecho de temblor y sexo
mientras desde los astros cae la nieve que me enfría…

[Con una mano escribo y la otra me sostengo]

La Palma de Oro de los encomios propinados a la magna obra de Fernando Denis, que así se llama el nuevo dolor de cabeza de Juan Manuel Roca lo ejecuta la revista Arcadia, maestra de maestros en perversidades. Dice la anónima directora que su verso es “sin corsés, con una musicalidad antigua, inspirados por la pintura prerrafaelita y teñida de colores del trópico y hermosas fulguraciones de otros tiempos”. Por tales motivos declara, así no mas, como quien no quiere la cosa, pero queriendo, La geometría del agua [sic] el Libro del Año. Lo que no dice la nota de Arcadia es que el “hasta hace poco empedernido bohemio” es por el momento uno de los más exitosos predicadores de una iglesia protestante de la Séptima con 34, donde con El Libro en la mano ejecuta los más singulares sermones, con pataletas de perdón y danzas macabras de limpieza del alma, todos los domingos a las Once de la mañana, de donde sale a vender sus libros en el Mercado de las Pulgas, cuando despluma una legión de ingenuos que creen está salvado del infierno de la vida diaria. El único que no se ha comido el cuento es el hoy escéptico ex Gerente Cultural, que ante tanto prestigio ha dicho: Pobrecito, como se vuelva pastor, se hará rico, pero nadie volverá a pensar que fue poeta. En Colombia sólo los miserables merecen la Gloria.
Fuente: HAT

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Peru
Revista de creación y eventos culturales. Moderan: Doan Ortiz Zamora, Alan Bustamante Medina y Jack Farfán Cedrón, escritores peruanos.