EL PADRE REBAZA, UNA VIDA AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

sábado, 25 de julio de 2009

LA MEMORIA QUE SEREMOS

Gabriel Jiménez Emán

Borges y Harold Alvarado Tenorio en Islandia. Foto: Norman Thomas Di Giovanni: http://www.ciudadviva.gov.co/febrero07/magazine/1/


Las polémicas públicas me interesan en la medida que aportan algo al público, más allá del afán de protagonismo que muchos buscan en las páginas de los diarios. Por eso hace poco redacté unos párrafos a solicitud del editor dominical de El Espectador de Bogotá, con motivo de la reciente discusión acerca de los poemas que Alvarado Tenorio escribió, hace años, imitando el estilo de Jorge Luis Borges publicados en suplementos culturales de varios países con el atractivo título de “Cinco inéditos de Borges”, ingresando así a un juego de apocrifias perfectamente válido en la literatura contemporánea –en cierto modo autorizado por Borges--, pues el gran argentino perpetró varias de esas invenciones en su literatura, creando autores y obras que no existían, pero que él hacía perfectamente verosímiles.
Fui breve en mi comentario, pero ahora, después de leer los tres artículos de Héctor Abad Faciolince “Un poema en el bolsillo” (El Espectador, 27/28/29 de Junio de 2009), me quedo asombrado por la cantidad de inexactitudes y descuidos que contiene.
En las primeras líneas escribe: “Yo no me acuerdo ya en qué momento esta historia empieza para mi. Sé que fue el 25 de agosto de 1987, más o menos a las seis de la tarde, en la calle Angostura de Medellín.” Es decir, no se acuerda de nada y a continuación cita el incidente con toda certeza. Después, dice, “metí la mano en el bolsillo de un muerto”. Hasta donde sé los bolsillos los tienen las camisas, los pantalones, las chaquetas o los bolsos. Tampoco anota esto y estuvo a punto de olvidar que el bolsillo era de su padre muerto. Ni se sabrá nunca si era el bolsillo izquierdo o derecho del bolsillo del pantalón, la camisa o la chaqueta de su padre, dolorosamente muerto sobre un charco de sangre. De repente busca en los bolsillos (ahora hay varios). Eso fue, acota, el 4 de octubre del año 1987.
Luego, escribe, “hay algunas citas dispersas de versos del poema, pero en mi cuaderno no transcribo el poema completo”. Está, según dice, en el mes de octubre del año 87, y después lo publica en noviembre de ese mismo año en el magazín dominical de “El Espectador”. Ahí nos anuncia que el poema es de Borges. Y pasa a preguntarse: “¿De dónde saqué yo que el poema era de Borges? No lo sé bien.” Después sigue un aluvión de imprecisiones: perdió la hoja de puño y letra de su padre, pierde otras pruebas, menos la piedra tallada en la tumba de su padre, de donde también se ha borrado el texto; dice que en ella “apenas si se puede adivinar el poema” (…) “No es de extrañar entonces que haya olvidado casi todo” (…) “Traiciones de la memoria”, reitera Abad. Su desmemoria es casi patológica. Presume que el poema se titula “Epitafio” sólo porque él lo desea así, en homenaje a su padre. “La confusión en mi cabeza”, se repite a si mismo, para más adelante decir que su libro El olvido que seremosfue bastante leído en Colombia” y un largo etcétera de simplismos y lugares comunes. Por cierto, su libro es una crónica conmovedora, escrita con delicadeza y plena de inflexiones poéticas, pero nunca una novela.
En el artículo “Un poema en el bolsillo” la ambigüedad entre lo que importa a Abad Faciolince y lo que no, alcanza límites delirantes (“la cosa me extrañaba, poco me importaba”) en cuanto a la existencia física del texto; ambigüedad que transmite fallidamente al lector. Intentó crear, pienso, una suerte de fábula acerca de un poema, pero sin lograrlo en lo absoluto.
Pero todo esto es poco si atendemos a la autoría del mismo. Movido por una duda que de metódica no tiene nada, inicia una pesquisa tratando de probar la autoría de Borges sobre el poema sin ninguna suerte. Primero pone en duda la autoría de los sonetos, que el propio Alvarado Tenorio le había confesado, confirmada luego por mí cuando él me llama desde Alemania hace más de un año para preguntármelo y yo le digo sencillamente la verdad, que él en apariencia no quiere oír. Obsesionado, comienza a llamar a especialistas en Borges en todo el mundo sólo para constatar que todos coinciden en que no se trata de un poema de Borges; se lo confirman entre otros Bea Pina, Sara Rosenberg, Daniel Balderston, Nicolás Helft, Alejandro Vaccaro, Julio Ortega y el propio editor de Abad Faciolince por entonces, William Ospina, que no toma partido por nadie.
De paso, en su crónica. Héctor Abad Faciolince me confunde con otra persona y me pone de esposo de Sara Rosenberg y viviendo en Madrid, donde supuestamente ha ido Alvarado Tenorio a refugiarse después de un delirium tremens. Nada más falso. Ni yo tuve una esposa llamada Sara Rosenberg ni Alvarado Tenorio fue a visitarme nunca allá. Yo vivía en Barcelona en ese entonces con María Elena Maggi y mi hija Claudia y vi a Borges varias veces dictando charlas en la Universidad de Barcelona. Después también lo vi en Córdoba de España y en Venezuela. Y hace poco fui a visitar su tumba en Ginebra. Lo que ocurrió en Nueva York en 1982 lo voy a revelar por primera vez ahora, más allá de lo que ha dicho Alvarado Tenorio. Lo ocurrido fue así.
Veníamos caminando por la 5ª Avenida María Panero, Alvarado Tenorio y yo; regresábamos de almorzar en el restaurante de Rigas Kappatos cerca de Columbia University y de pronto nos topamos con Borges en el cruce de la calle Lexington. Borges venía acompañado de un guía de hotel, un muchacho joven, de Valdivia, llamado Edison Mira Barrera. Recuerdo su nombre porque aún conservo sus señas en una vieja libretica de viajes, donde apunte varios de los incidentes de ese día. Reconocimos al escritor inmediatamente; Alvarado Tenorio se identificó (ya le conocía desde sus tiempos de estudiante) y nos presentó a María Panero y a mí. Nos da la mano a todos. Tan suave es la piel y exquisito el perfume que exuda María Panero, que Borges, como buen ciego que era, tiene todos los demás sentidos ultra desarrollados, y los aprovecha al máximo. Nos dirigimos a sentarnos a las mesas de un café cercano y Borges no soltaba la mano de María Panero en todo el trayecto. Una vez sentados, Borges –visiblemente entusiasmado con María— comenzó a decir varios sonetos de Enrique Banchs, y otros de Susana Soca y nos recitó unos cuantos sonetos suyos a solicitud de María. Después el muchacho que andaba con él le recordó que debían irse al hotel porque Borges tenía una cita de trabajo pendiente y ya estaban sobre la hora. Entonces nos despedimos, nos dio la mano, besó a María Panero y nos quedamos atónitos.
Después nos fuimos al elegante departamento de María, --un inmenso loft situado W 14th St & Hudson en el Distrito de la Carne, heredado de otra exiliada de los tiempos de la última dictadura, decorado con carteles Luminton de filmes argentinos de los años treinta, Libertad Lamarque con Arturo de Córdoba, y otro a color, inmenso, de Hipólito Irigoyen con Sully Moreno-- y nos pusimos a celebrar el encuentro con Borges bebiendo y oyendo canciones de jazz y ópera, la insidiosa obsesión de Alvarado Tenorio en esos tiempos, cuando fungía de soprano coloratura o se despertaba Pavarotti. Después María tocó en el piano varias milongas a las que fuimos poniendo algunas de las letras borgianas que ella entonaba con su acento porteño, arrastrando las eres; yo canté boleros, joropos venezolanos y toqué un cuatro que cargaba conmigo, regalo del poeta Acevedo y Alvarado Tenorio estuvo tan eufórico, como siempre, cuando era capaz de beberse dos o tres botellas de whisky como si fuera leche, o como leche, que eso decía. Besó a María Panero en la boca y empezó a bailar con ella; sin duda eran amantes. Yo sentí que debía dejarlos y me despedí; Alvarado Tenorio le dijo que la vería al otro día y la volvió a besar. Nos despedimos cayendo la noche y nos fuimos al departamento de Alvarado Tenorio – que vivía en esos años en compañía de Argos un precioso cazador de mapaches y de un joven llamado Jotica-- a seguir la fiesta hasta quedar extenuados.
Al otro día Alvarado Tenorio se puso a escribir la crónica del encuentro con Borges; creo que ya tenía la idea de escribir los sonetos y se fue a ver a María Panero (mientras yo iba a visitar a mi amiga Matilde Daviú en el barrio de Queens) para urdir todo el asunto, que después vertió y publicó como parte de su artículo, para dotarlo de mayor magia y subjetividad.
Eso fue lo que ocurrió. No me puede fallar la memoria tratándose de un encuentro como éste, que no merece otro calificativo que de inolvidable. Contrario de lo que pudo imaginar o ficcionar ese émulo de Borges que es Alvarado Tenorio, o Héctor Abad Faciolince a través de la hermosa narración sobre su padre, no seremos olvido: seremos memoria, tenemos el derecho y la dicha de recordar y de recordarnos mejores debido al inefable hechizo de la literatura.

Gabriel Jiménez Emán
Los sonetos atribuidos a Borges en Clarín de Buenos Aires
Lea las notas y vea los videos

http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2009/07/10/_-01955638.htm

martes, 21 de julio de 2009

Jueves 23 de julio: "Imágenes de Brasil". Mesa redonda sobre literatura brasileña (Feria Internacional del Libro-Museo de la Nación)‏


Imágenes de Brasil
Mesa redonda sobre literatura y cultura brasileñas
Jueves 23 de julio de 2009
Hora: 5: 30 p. m. a 6: 45 p.m.
Sala Blanca Varela, 14.ª Feria Internacional del Libro de Lima (Vértice del Museo de la Nación)

«Antonio Cándido: literatura y crítica literaria latinoamericana»
Javier Morales Mena (UNMSM, Universidad Católica Sedes Sapientiae)
La exposición enmarca los aportes de la crítica literaria de Antonio Cándido dentro del contexto de la crítica literaria latinoamericana. Se establece el diálogo entre las reflexiones de Antonio Cándido, Antonio Cornejo Polar y Ángel Rama. Finalmente, se explica los derroteros de la crítica literaria de Cándido.

«La ausencia en la escritura autobiográfica de Clarice Lispector»
Sandra Pinasco (Universidad Antonio Ruiz de Montoya)
El eje de la reflexión será la forma en que la autora, Clarice Lispector, recuerda y conforma sus relaciones personales a partir de su escritura autobiográfica. Esto llevará a pensar en cómo su visión de sí misma es conformada a partir de dichas relaciones, especialmente la figura materna.

«El espacio de la utopía y la locura: la narrativa de João Guimarães Rosa»
Fernando Rodríguez Mansilla (University of North Carolina at Chapel Hill)
El presente trabajo se propone una lectura de “La tercera orilla del río”, uno de los cuentos más célebres de Guimarães Rosa a partir de tema de la locura y la constitución de un lugar que es un no-lugar, el espacio propiamente utópico que representaría el río. Para ello, haremos un análisis del relato que persigue el proceso de enajenación que sufre el padre, quien pasa de ser un hombre “normal” a un “loco” que trastorna a su hijo y vuelve a este un obseso que acaba contagiado por la locura específica de su progenitor.


Expositores

Javier Morales Mena es docente de Literatura de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Es uno de los editores del periódico cultural Mnemósine. Codirector de la revista Lhymen. Ha publicado la plaqueta Sombras de nieve (2003) y el poemario Grabado ceniza (2004).

Sandra Pinasco Espinosa (Lima, 1980). Bachiller en Literatura, Licenciada en Educación para el Desarrollo y Magíster en Estudios Teóricos de Psicoanálisis, todos los títulos por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Se desempeña como Coordinadora Académica del Programa de Humanidades en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya y como docente de los cursos de Lengua y Literatura en la Universidad de Lima. Es miembro de la Asociación Peruana de Literatura Comparada (ASPLIC) afiliada a la Asociación Internacional de Literatura Comparada (ICLA). Sus investigaciones están centradas en los estudios autobiográficos, tema sobre el que ha presentado diversas ponencias en congresos nacionales e internacionales, tales como la conferencia de la Asociación Internacional de Auto/Biografías (IABA) en Hawai (2008) y la Conferencia de Escritura Autobiográfica en Londres (2009).

Fernando Rodríguez Mansilla (University of North Carolina at Chapel Hill) es doctor en Literatura Española por la Universidad de Navarra. Es autor de La nave de los pícaros. Investigaciones sobre la novela picaresca (Lima: Fondo editorial de la Universidad Católica Sedes Sapientiae, 2005); Picaresca femenina de Alonso de Castillo Solórzano (Madrid-Frankfurt Am Main: Vervuert-Iberoamericana [en prensa]); Guía de lectura de Los cachorros de Mario Vargas Llosa (Berriozar, Navarra: Cénlit Editores, 2008); y de varios artículos en revistas extranjeras, entre ellos, sobre la narrativa brasileña. Actualmente es profesor del Department of Romance Languages and Literatures University of North Carolina at Chapel Hill.
Fondo Editorial UCSS
Teléfonos: 5335744 – 5330008 anexo 241

lunes, 20 de julio de 2009

sábado, 18 de julio de 2009

JORGE ALBERDI ⌂ T r a z a s 1 9

Con el fondo de un piano
Que suena olvidado
En sus tres notas quejumbrosas

Iluminado por el escozor
Del hambre
En penumbras

La máscara de la ciudad
Hace muecas en la ventana

Mis amores están lejos
Ensortijados en destinos de rutas

Orificios, linealidad, interrupción
Y el camino sigue.

Los bosques de los cuadros
Arrojan esa fragancia
Del panal destrozado y chorreante

El sol es un dibujo que duda
Por la mañana el viento se lleva
Embrujo, ojos y penumbras

Andábamos de aquí para allá
En un juego
De esquives y acercamientos

La pereza de la palabra
Es rica en anillos de humo
Soñar es un ejercicio

El camino sigue nuestros pasos

Soñar es un ejército.

Escritorio, humo, música
Deuda de soledad
Que no se paga con presencias.

Cada vez es más rudimentario
El lenguaje con que te amo

Soy un desconocido frente al espejo
Soy una rareza
Que se rearma.

Vendremos con el sueño
A ser uno.

Los nombres del aire
Combinan distancias
Ojos, labios, roces.

Al pasar, la máscara se cierra
Detrás quedó el futuro

Hoy vendremos
Sin habernos ido nunca

Dormitar frente al papel
Ese que dejaste
Sin borronear.

Derrumbado el esperma
Del paisaje
Tras el vidrio

Promesas de otras historias
Llegadas tarde
Abreviaturas de la vida

Si el nombre del aire
Se nombrase
El huracán de tus manos enloquece.

La arritmia estira
La evocación

La evocación
Despedaza tu presencia

No te olvides de mí
Ni aún ayer
Te olvides.

J A - 19/04/2007



miércoles, 15 de julio de 2009

Harold Alvarado Tenorio

La tumba de Xiao Xue

Cuando enfermé, aquel otoño,
Xiao Xue, mi rubia perrita
venida del oriente
llegó hasta aquí conmigo,
cruzando mares y valles,
campos de caña y maíz.

Quienes cuidaron de mí
culpándote de las llagas del cuerpo,
y la holgura del vientre,
resolvieron darte muerte
pero no sepultura.

Nunca encontré tu cuerpo
pequeña Xue.
En parte alguna supe dónde
te arrojó la crueldad.

Si no hubo tierra para ti,
halla en estos versos
término para tu descanso
y yo pueda,
agradecer tu compañía
en las hondas soledades
del Rio de la Maldad,
donde está el sepulcro de aquel,
que también tanto te quiso.

¡Oh, tú, Xiao Xue!
Bella y rubia
como el alba.



Xiao Xue nació en Beijing en Marzo de 1994, y fue traída a Colombia por Li Xuemei, entre una media tobillera, adormecida con los efectos de una cucharadita de vodka de fabricación casera. Creció en Guaduas en la propiedad de sus padres llamada Zaragoza, junto a siete terneras con nombres de muchachas y un joven macho llamado Edi. Un día nueve hombres que dijeron ser del Ejército de Liberación Nacional trataron de secuestrar al propietario, que salió huyendo hacia Arjona con sus 160 kilos a cuestas, donde contrajo la erisipela en ambas extremidades. Acusada de ser la causante de la enfermedad, porque dormía con su padre, se le condenó a muerte. Hasta hoy nada se sabe de su tumba ni cómo murió.

domingo, 12 de julio de 2009

Una novela de Jaime Correas‏


El huérfano ilustre,
Una novela de Jaime Correas revela los pormenores
de
los sonetos apócrifos de Jorge Luis Borges.

La leyenda, publicada por Anamagra, es la atracción de la Feria del Libro de Bogotá. El Festival Malpensaste ofrecerá una recepción en el Salón Terciopelo de El Panóptico donde llevarán la palabra la totalidad de los sobrevivientes de la sangrienta historia, menos uno, que ha inhibido la evocación de su nombre.

El que está perdido colabora en su perdición. En la primavera de 1898 un pelotón de granaderos fusiló en un pueblito de los Andes argentinos, a Tom Castro, embustero que procuraba ser el retoño extraviado de una rica heredera, quien de tanto desear recuperarlo nunca notó que el tramposo era distinto, por dentro y por fuera, a su hijo. La patraña teje un artículo de Thomas Seccombe (1866-1923), profesor de historia de la Universidad de Londres, en la onceava edición de la Encyclopaedia Britannica y de allí pasó a Historia Universal de la Infamia de Jorge Luis Borges.
La historia se repite como comedia o como tragedia: un despacho de la agencia Efe sobre una novela mendocina da cuenta de ello.
La aventura de los poemas que engañifa Jaime Correas comienza en New York el 16 de Diciembre de 1983, a media tarde, cuando Emir Rodriguez Monegal y Roberto Piccioto dejan a JLB en el portal del 170E 84th Street, donde HAT, que deseaba concluir una conversación iniciada en Madrid, hacía casi un lustro, en torno a un proemio que había colocado a uno de sus libros de poemas atribuyéndolo a JLB. HAT reveló a JLB la confección de su centón introductorio a partir de las propias frases del suplantado y tal fue la sintonía que Georgie le obsequió con cinco sonetos sin terminar, arrancados de su poderosa memoria, para que algún día “escribiera una historia que le hiciera rico, si mi gloria durase hasta entonces” y “María te lo permite”, según dijo al colombiano. Los únicos testigos oculares de estos hechos son un venezolano y una divina argentina que por casualidad se encontraron con HAT, al cruzar Lexington Avenue a la altura de la calle 86 frente a los almacenes Macy´s.
Doce años después, en la sauna de un hotel pekinés, HAT redactaría la ficción que le hubiese favorecido, si un político, asesinado en las calles de Medellin el 27 de Agosto de 1987, no hubiese llevado en el bolso de su sayuela uno de los versos del gaucho, instalado allí por la mano de su verdugo, que así cumplía los deseos de Clemencia Boneta, postrera prometida del letal Fidel Castaño Gil, alias La Misericorde. Nadie sabe para quién trabaja, dijo Castaño cuando Correas le preguntó, en la Hacienda Las Tangas, por el poema, mientras Jesús Ignacio Roldán Pérez, declamador y parricida, alias Mono de leche, criado a punta de sonetos, desgranaba sobras de otro:

No recibió la herencia del cuchillo
y con la droga reemplazó al coraje.
Se enroló en el moderno malevaje
de inconscientes con dedo en el gatillo.
Es la historia de siempre, se me antoja.
Que al que cruza el destino con luz roja,
no le falta quien le haga la boleta.

Hoy sabemos, por Correas, cómo llegó el poema al bolsillo del interfecto y cómo había llegado a manos del fundador de las AUC: su amante obtuvo del mismísimo HAT un plagio del cuadernillo impreso por don Ernesto Vigora del Taller de Marquetería con una nota y en la tapa los concisos JFILB/5/ Podenco/1986.
Sin duda varios de los entresijos que desenreda Correas en su novela son fascinantes. Uno de ellos recorre los asaltos, numerosos, de constipación padecidos por la congoja del célebre abandonado ante la imposibilidad de hallar salida al asunto de los sonetos, sin tener que recurrir a los prefabricados de HAT, a quien con razón, por cuestiones más de clase que de educación, consideró siempre un ser inferior, indigno de los parias de Vargas Vila. Otro, quizás el más verosímil, reconstruye el encuentro en una zapatería de tango de El Abasto porteño entre el actor italiano Horacio Romairone y Jorge Valderrama Restrepo, su viejo amigo colombiano de los días de París, el 8 de Setiembre de 1985, cuando Borges, aun estando indispuesto, y haciendo honor a la promesa de recibirles, les dejó copiar, directamente de su memoria, las versiones finales que se publicarían en Bogotá de los poemas neoyorkinos.
El resto c´est literature. Harold Alvarado Tenorio, es verdad, y lo demuestra Correas, no sobrevivirá como enredador; no da para tanto. Pero como María Kodama, alcanzó a vivir en carne propia las iluminaciones de esa confluencia de Buda y Homero que no volverá a repetirse sino al final de los tiempos. Abad Faciolince, concluye Correas, apenas fue su copista.

D. B. from The Borges Center at Bergen.

sábado, 11 de julio de 2009

Presentación del libro Los deberes. Los himnos, de San Ambrosio (trad. de Julio Picasso)‏

El humanista iqueño es ampliamente conocido por sus artículos y traducciones de Petronio (Satiricón, Madrid, Cátedra, 1984), los Cinco opúsculos teológicos de Boecio (Lima, Fondo editorial de la PUCP) y la Eneida, de Virgilio (Lima, Fondo Editorial UCSS). Es un especialista en lenguas clásicas —latín, griego y hebreo— formado en la Universidad de la Sorbona en París. Es miembro de la Dante Society of America (Universidad de Harvard), del Instituto Riva-Agüero, de la Sociedad Hispánica de Estudios Neogriegos (Granada, España) y miembro fundador de la Sociedad Peruana de Estudios Clásicos. Como docente universitario ha dictado cátedra de Literatura medieval en la Universidad Católica Sedes Sapientiae, cátedra de latín, griego y hebreo en la Pontificia Universidad Católica del Perú, en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima y en la Universidad de Lima. Actualmente, es docente investigador y profesor de Latín de la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Entre sus publicaciones recientes se encuentran Bucólicas y Geórgicas, de Virgilio (Lima: Fondo Editorial UCSS); Arte Poética, de Horacio (revista Studium Veritatis, UCSS); Dafnis y Cloe, de Longo (Lima: Fondo Editorial PUCP); y El Maestro, de Santo Tomás, (Lima: Fondo Editorial UCSS). De próxima aparición la traducción y estudio de dos opúsculos Cómo el joven debe leer los poemas/A los jóvenes sobre la manera de sacar provecho de la literatura griega, de Plutarco y San Basilio, respectivamente (Lima: Fondo Editorial UCSS).
Primera traducción al español Los deberes. Los himnos, de San Ambrosio

El Fondo Editorial UCSS presentará el viernes 17 de julio, a las 7: 30 p. m., en la Sacristía del Convento de San Francisco, la primera traducción al español del que se puede considerar el primer tratado de filosofía moral cristiana: Los deberes. Los himnos, de San Ambrosio. En la mesa estará Monseñor Lino Panizza, gran canciller de la Universidad Católica Sedes Sapientiae; Carlos Bellina, experto en patrística; y Julio Picasso, el traductor de la obra de San Ambrosio.
Julio Picasso ha realizado un cuidadoso trabajo al sumergirse en el lenguaje del obispo de Milán. El lector podrá apreciar que en las máximas del santo fluyen fecundísimas reminiscencias de autores clásicos como Virgilio, Cicerón, o de varios padres griegos. Estos mosaicos variopintos que son sus páginas no quitan mérito a su estilo conciso, vivaz, lleno de sentencias, metáforas, antítesis y alegorías, estilo inflamado siempre por el fuego interno de su entusiasmo por Cristo, por su Iglesia, que, en palabras de Erasmo, constituye un genus dicendi aliis inimitabile.
Este nuevo título que se incorpora al catálogo del Fondo Editorial UCSS es una edición de lujo de 300 páginas, un estudio crítico y una amplia bibliografía. Para mayor información visite www.ucss.edu.pe/fondo/fondo.htm Teléfono 5330008 anexo 241; correo electrónico feditorial@ucss.edu.pe

jueves, 9 de julio de 2009

Va ganando HAT‏


María Panero, Alvarado Tenorio, Borges y yo

Señor
Nelson Fredy Padilla Castro
Npadilla@elespectador.com
Editor dominical
Diario El Espectador
Bogotá DC


He recibido su amable invitación a participar con opiniones acerca del asunto de los poemas apócrifos de Borges que se ventilan en la edición dominical que usted dirige acertadamente en el diario El Espectador de Bogotá.

El juego de las apocrifias es un juego perfectamente legítimo dentro del canon literario contemporáneo. Jorge Luis Borges hizo gala de él en muchos de sus cuentos y escritos, inventando autores y obras de diferentes épocas, y lo hizo de un modo tan magistral que nos hizo creer a todos por un tiempo que tales obras existían de verdad y que esos autores habían sido tan reales como nosotros. Creo que él inspiró en cierto modo varios de esos ludismos a autores de la literatura moderna, de la que él mismo es representante insigne.

No tendría nada de raro entonces que Harold Alvarado Tenorio, poeta colombiano seguidor de la obra de Borges y estudioso de ella, lo imitara desde joven, insertando un prólogo de Borges a uno de sus libros: Pensamientos de un hombre llegado el invierno. El prólogo imita tan bien el estilo borgiano, que el mismo Borges al leerlo alguna vez expresó que podía haber sido escrito por él, alimentando así el carácter espejeante del texto literario.

Por si fuera poco, Alvarado Tenorio escribió unos sonetos donde imitaba el estilo de Borges y los publicó en varios periódicos de América, continuando con este juego, y son tan ingeniosos, que muchos nos volvimos a creer el asunto. Por supuesto, los textos generaron controversia, hasta desembocar en la polémica que mantienen hoy Héctor Abad y Alvarado Tenorio con respecto a ello, la cual ha alcanzado los límites de cierto escándalo.

Recibí hace más de un año una llamada de Héctor Abad desde Alemania donde me consultaba al respecto y yo le dije que había sido testigo de la escritura de algunos de estos textos de Harold, cuando fui a visitarlo a Nueva York en el año 1982, cuando él trabajaba allá como profesor en una Universidad privada. En efecto, Borges visitaba por entonces Nueva York y ocurrieron una serie de incidentes fascinantes con María Panero, él, Borges y yo, que Harold aprovechó para sacarles provecho en una crónica, que tiene matices de fabulación, como toda buena crónica, y que funciona perfectamente bien como un divertimento literario.

Lo demás lo ignoro. No he leído los artículos de Héctor Abad --novelista que admiro y respeto-- al respecto. Sólo conozco parte de una misiva que él le remitió a Alvarado Tenorio y me reenvió a mí, donde dice que nunca le ha difamado y que él en cambio sí ha recibido una andanada de infamias e insultos, cuestión que de ser cierta es de lamentar.

Gabriel Jiménez Emán
gjimenezeman@gmail.com


Die Katakombe
Por Stanislaus Bhör
stanislausbhor@gmail.com

I
Indagatoria apócrifa

"Cuenta el reinsertado que el 25 de Agosto de 1987, siendo las 5:50 de la tarde se ejecutó la orden dada desde la hacienda Las Tangas. Fueron 3 tiros de calibre 9 mm los que se llevaron la vida de "ese señor medio calvo, de gafas, que vestía una chaqueta negra, camisa y corbata". Antes de subir al Nissan Patrol facilitado para la operación por oficiales del F2, y debido a una sensación inexplicable de empatía hacia la víctima, se acercó al cadáver y hurgó en sus bolsillos. El billete de más alta denominación era de 5000 pesos. El cadáver llevaba diez de esos billetes. Tres fue lo que le pagaron al entonces joven de 20 años por los dos crímenes que cometería ese mismo día. El sicario tomó los billetes y puso en su lugar el poema que le había dado expresamente dos semanas antes el mismo Fidel Castaño Gil en la hacienda Las Tangas. Luego murmuró "el olvidó que serás, abuelo" y subió al Nissan Patrol que se alejó hacia el centro de Medellín.
El cadáver, lo supo al día siguiente en El Colombiano era del médico Héctor Abad Gómez, y el segundo era de Leonardo Betancurt.
¿Cómo llegó ese poema apócrifo de Borges a la hacienda Las Tangas?
Fidel Castaño Gil, fundador de las Autodefensas Unidas del Cordoba y Urabá era oriundo de Amalfi y aficionado a comprar obras de arte para el solaz del guerrero..."

Así se fabrica un folletón.
Todo se reduce al folletín

II.
El poema


Ya somos el olvido que seremos.
El polvo elemental que nos ignora
y que fue el rojo Adán y que es ahora
todos los hombres y los que seremos.
Ya somos en la tumba las dos fechas
del principio y el fin, la caja,
la obscena corrupción y la mortaja,
los ritos de la muerte y las endechas.
No soy el insensato que se aferra
al mágico sonido de su nombre;
pienso con esperanza en aquel hombre
que no sabrá quién fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del cielo,
esta meditación es un consuelo.

Un autor de pastiches bien pudo haber escrito el segundo verso, sí.
Pero el primero sólo un metafísico.
Ese verso sólo lo pudo escribir alguien instalado con un pie en este lado de la vida y el otro en la muerte: un poeta.
Y sólo podía llevarlo en un bolsillo de la camisa uno de los más amenazados en un país que sentencia a muerte y olvido a todo aquél que se atreve a revelar su brutalidad y estupidez. En estas polémicas entre quienes se adjudican o reclaman poemas de otros, los que investigan y opinan suelen desconocer lo esencial: ¿puede ser conmovedor un poema malo?, ¿puede el engaño ser arte?, ¿por qué llevaba aquel poema en el bolsillo el día de su muerte?, ¿qué es lo intrigante?, ¿su autor?, ¿su veracidad?, ¿puede conmover hasta las entrañas, un poema creado para otro fin?

III
La polémica


Doy por descontado que con el artículo de Abad Faciolince en El Espectador sobre el poema que apareció en el bolsillo de su padre asesinado, el único que parece satisfecho con la polémica entre aquel y Alvarado Tenorio es Jean-Francois Fogel que no puede creer que en Colombia se desate tamaña polémica por un pinche poema y haya tanto desocupado como para interesarse en ello.
De otro lado, al final de la polémica, resulta que el poema todos lo quieren adjudicar a Borges, y se acusa a Alvarado Tenorio de no ser su autor. Cualquiera sonreiría, pasaría página y pensaría que el juego en el que se ha ido la vida de Alvarado Tenorio dio resultado. De no ser porque los intelectuales selectos que ha usado El Espectador para hacer de opinadores en la polémica aprovechan el cuarto de hora menos para defender la autoría de Borges que para ir en desmedro del poeta colombiano (en desagravio de viejas lides.)
En El Espectador del último domingo publican la carta de Alvarado Tenorio a Abad Faciolince con el despliegue solicitado (no se iban a arriesgar a una demanda por suplantación de autoría), pero al tiempo solicitan dictámenes a Piedad Bonnet, una de las damnificadas de la atrabilis del poeta.
Por supuesto, la señora Bonnet cree que el poema es demasiado bueno para ser de Alvarado Tenorio. Y su sospecha se fundamenta en que él es incapaz de hacer un poema medianamente bueno. Los argumentos que expone surgen de la mala calidad de los remedos hechos por Alvarado Tenorio para ironizar el estilo de Bonnet (cuando lo hizo con su obra) y los otros que ha hecho con la obra de media docena de poetas. Olvida Piedad que imitar a Borges sería como calcar a Dios, porque para imitarla a ella basta con describir una mesa para desayunar llena de sobras y exclamar: ¡mamá está triste! Sin embargo descalifica al descalificador: ¿qué autoridad, --parafraseo--, puede tener un plagiario que utiliza como evidencias para menospreciar la obra ajena ardides tan idiotas como el origen social y la apariencia física...? Como si a un poeta no se le conociera por el rostro. Como si lo que anquilosó la poesía colombiana no fuera haber sido el divertimento de una oligarquía esnobista que se declaró con derecho a dictaminar qué es o no es el arte mientras se lima las uñas.
Andrés Hoyos, otro damnificado biempensante, es la autoridad a la que apela El Espectador como mozo de espadas. Claro, es una autoridad y tiene imperio: ex director de revista, ex hombre culto, ex gurú, ex hijo adoptivo de Fanny Mickey, ex gata caliente, ex semidiós, etc. Él cree que el poema es de Borges. Olvida que no hay original si es mejor la copia. De paso, atribuye la ira del poeta a la "envidia", como si Alvarado Tenorio hubiera obligado a Abad Faciolince escribir el folletín en tres entregas del diario de Polanco. Luego, corta por la tangente y dice que el único que podría zanjar la disputa murió en Ginebra.
Olvida que Borges, más ingenioso que todos los anteriores (juntos) hubiera atribuido el poema a Thomas Chatterton: un inglés del XVIII que imaginó su obra (heterónimos incluidos) como si de una novela se tratara. Creó un sinfín de autores medievales, escribió las obras de cada uno de ellos y les dio vida propia: hizo que se conocieran entre sí, que se relacionaran, que se escribieran cartas, etc. Luego, cambiaba todas esas mentiras por dinero. Y ahora, hay que reconocer, porque es de justicia, toda la obra falsa de Chatterton es su obra auténtica. Porque todo él fue falso y la falsedad, lo único auténticamente verdadero: Chatterton se suicidó antes de cumplir los dieciocho años. Hay un cuadro que representa ese momento. Su obra era ya grandiosa y él pasaría a ser parte de la leyenda del Romanticismo. Antes de morir, escribió: "Adiós, Bristol, inmunda ciudad de ladrillos. Amantes de la riqueza, adoradores del engaño." O sea: "Ahí os quedáis, tontos hijos de puta. Yo ya os he sacado todo lo que tenía que sacaros. Y de aquí me largo ahora mismo". (Albert Vázquez)

IV
El autor [del poema]


Probablemente en la capacidad invectiva de Alvarado Tenorio radique el escaso aprecio que le tienen Abad, Bonnet, Cataño, Diaz Granados, Hoyos, Jaramillo I, Jaramillo II, Mutis I, Mutis II, Ospina, Roca, Zipaquirá y media docena más de escaldos nacionales. Su Ajuste de cuentas, antología de poetas colombianos, pastiches incluidos de Roca, de Bonnet, de Ignacio Escobar Urdaneta de Brigard, es una masacre. Pero al fin y al cabo, ¿qué es una masacre en un país tan acostumbrado a la desgracia que una nueva tragedia poco le concierne?
Otra masacre más.
Literaria.
Desde la trinchera de la "biografía imaginaria", pasando por la anécdota enaltecida a una de las bellas artes, la traducción (Eliot, Ferreira Gullar, Cavafis, Li Bai, Jacques Brel, Mao Zedong) hasta el libelo, el plagio y el palimpsesto, lo que caracteriza la obra de Harold Alvarado Tenorio es agudeza, coraje y humor negro. En El Espectador han dicho que Alvarado Tenorio es un poeta "extraño", es decir, original, insólito, raro y chocante. Lo que no dicen es que Alvarado Tenorio es un maestro que tiene páginas que deberían figurar en una antología al lado de LaRochelle y de Bloy, muy a su pesar y de la materia que ha usado para escribirlas: la literatura colombiana; detritus.
Deberían acusarlo de haber vertido a una poesía muerta el genio doble de un poema original y apócrifo que se parece a los de Borges (que son de los mejores pastiches en todas las lenguas) y que aun así sigue siendo suyo. Pero no.
Deberían nombrarlo Fiscal General de la Nación.
Pero tampoco.

Una hoguera para que arda Goya by Daniel Ferreira

Imagen: www.correvedile.com

miércoles, 8 de julio de 2009

Exposición: Mario Vargas Llosa "La libertad y la vida"


Adriana Dávila



1

te amo
porque dentro de mí
te encuentro
prendiéndole fuego
a las estrellas

2

la azotea amarilla

el aire gira en espiral
provocando remolinos en las calles
y en torno a ellos
todo baila
y nosotros
bailamos
en el aire
en espiral
en remolino
y el aire
nos trae encima de los tejados
en una danza
detrás de mí
detrás de tí
y bajo los tejados
se cobijan los hombres
y en sus jardines
las hormigas hacen siesta
pues en la noche
han de bailar
como dictaminan sus rituales
en espiral
y en las ventanas
los hombres observan la ciudad
cansados
de los vientos en espiral
que la ensucian
y no sospechan
que encima de ellos
las azoteas
son
el lugar del baile

martes, 7 de julio de 2009

COLOQUIO INTERNACIONAL DE CRÍTICA LITERARIA


UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS


PROGRAMA

MIÉRCOLES 8 DE JULIO

9:00 am. Inauguración
Dra. Martha Barriga Tello. Decana de la Facultad de Letras y CC.HH. (UNMSM)
Dr. Marco Martos. Director de la Escuela de Post Grado (UNMSM)
Dr. Santiago López Maguiña Presidente del Coloquio (UNMSM)

10:00 am. Conferencia
Dr. Raúl Bueno Chávez (Dartmouth College - USA y UNMSM)

10:30 am. Mesa 1: Identidad, ironía y burla en Ciro Alegría
Gustavo V. García (Rose-Hulman Institute of Technology-USA)
“El rol de la alimentación en la construcción de la identidad indígena en El mundo es ancho y ajeno”
Tito Cáceres Cuadros (Universidad Nacional de San Agustín- Arequipa)
“Lázaro: más que un intento novelístico”.
Giuliano Terrones (Universidad Nacional Federico Villarreal)
“Ironía y burlesca en El mundo es ancho y ajeno de Ciro Alegría: una aproximación al discurso crítico-festivo indigenista”

11:30 am. Conferencia
Edgardo Rivera Martínez (UNMSM)

12:30 a 2:00 pm. Receso

2:00 pm. Mesa 2: Visiones diversas
Jorge Ramos Rea (Universidad Ricardo Palma)
“El magisterio de Tomás G. Escajadillo a través de la prensa limeña”
Jaime Urco (Universidad de Lima)
“Rememoración: Tomás G. Escajadillo”
Eduardo Hopkins (Pontifica Universidad Católica del Perú)
“José de Acosta: Peregrinación de Bartolomé Lorenzo”

3:00 pm. Mesa 3: La crítica andina en Enrique López Albújar
Norma Barúa (UNMSM)
“La narrativa de E. López Albújar desde la perspectiva de Tomás G. Escajadillo”
Jorge Valenzuela (UNMSM)
"Un decadente en los andes: una nueva lectura de Enrique López Albújar”
Wilfredo Kapsoli (Universidad Ricardo Palma)
“Tomás G. Escajadillo: lector de la novela de la novela Matalaché”
Carlos Garayar (Universidad ESAN - UARM)
“Una lectura de Matalaché”

4:00 pm. Mesa 4: El ancho mundo de la crítica: Ciro Alegría y Tomás G. Escajadillo
Nécker Salazar Mejía (Universidad Nacional Federico Villarreal)
“Tomás G. Escajadillo y los estudios críticos sobre Ciro Alegría”
Santiago López Maguiña (UNMSM)
“Unidad y fragmentación en El mundo es ancho y ajeno”
Agustín Prado Alvarado (UNMSM)
“Héroes y bandoleros en El mundo es ancho y ajeno”

5:00 pm. Mesa 5: Redoble por Manuel Scorza
Felipe Andrés Cárcamo Guzmán (Universidad de Santiago de Chile)
“Tomás G. Escajadillo y la valoración crítica de la obra narrativa de Manuel Scorza: labor reivindicativa y aportaciones teóricas”
Mauro Mamani Macedo (UNMSM)
“Manuel Scorza y Tomás G. Escajadillo”
Alejandro Reyes Malca (UNMSM)
“Ficciones persuasivas en la obra de Scorza”

6:00 pm. Conferencia
Dr. Nelson Osorio Tejeda (Universidad Santiago de Chile)
“Algo más sobre indigenismo: visión europea del indio en el siglo XVIII”

JUEVES 9 DE JULIO

9:00 am. Mesa 6: Narradores contemporáneos
Víctor Quiroz (UNMSM)
“Los hipotextos orales andinos en Rosa Cuchillo de Óscar Colchado”
Antonio González Montes (UNMSM)
"Tres narradores ancashinos en la obra crítica de Tomás G. Escajadillo: Carlos Eduardo Zavaleta, Marcos Yauri y Óscar Colchado".
Luis Landa (Pontificia Universidad Católica del Perú)
“Sobre el concepto de neoindigenismo en Danantes de la noche y de la muerte de Edgardo Rivera Martínez”

10:00 am. Conferencia
Dr. Gonzalo Espino Relucé
“Imágenes de la choza y ciudad en Aves sin nido”

10:30 am. Mesa 7: Literatura regional
David Salazar Espinoza (Universidad Nacional Daniel Alcides Carrión-Cerro de Pasco)
“La visión de Tomás G. Escajadillo sobre las literaturas regionales”
Macedonio Villafán Broncano (Universidad Santiago Antúnez de Mayolo-Huaraz)
“Hacia un mapa de la literatura regional: Ancash”
Jorge Flórez-Aybar (Universidad Nacional del Altiplano-Puno)
“Confesión de parte crítica y literatura nacional”
Nicolás Matayoshi (Universidad Nacional del Centro de Huancayo)
“Los hermanos Bolaños en la literatura de Huancayo de principios de siglo XX”
Américo Mendoza Mori (UNMSM)
“Memoria regional desde la urbe central”

12:00 m. Mesa 8: Neoindigenismo y Tomás G. Escajadillo
Marina Fierro Concha (Pontificia Universidad Católica de Valparaíso-Chile)
“Recado Confidencial a los chilenos: Heterogeneidad y Neoindigenismo”
Ediht Pérez (Universidad Nacional Federico Villarreal)
“Neoindigenismo y la narrativa andina. Encuentros y desencuentros. Apuntes para un debate”
Raúl Jurado (Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle-La Cantuta)
“La narrativa neoindigenista en la perspectiva crítica de Tomas G. Escajadillo. Una revisión actual”
Camilo Fernández (UNMSM)
“Mariátegui visto por Tomás G. Escajadillo”


1:00 a 2:00 pm. Receso
2:00 pm. Conferencia
Mg. Miguel Ángel Huamán (UNMSM)

2:30 pm. Mesa 9: Rescate de la Tradición
Christian Andrés Molina Alfaro (Pontificia Universidad Católica de Valparaíso-Chile)
“Los conceptos de heterogeneidad e indigenismo aplicados a la poesía mapuche”
Tania Agüero Dejo (UNMSM)
“Efraín Miranda. El indio manifestación del discurso subalterno.
Análisis del poema 'AD'”
Guissella Gonzáles (UNMSM)
“El dolor americano: visión del indio en el ideario estético de Gamaliel Churata”

3:30 pm. Mesa 10: Indigenismo y Tomás G. Escajadillo
José Luis Ayala
“El indigenismo de Tomás G. Escajadillo y la narrativa del siglo XX”
Elton Honores (Universidad San Ignacio de Loyola)
“Tomás G. Escajadillo y la lectura del indigenismo”

4:30 pm. Mesa 11: El sistema crítico de Tomás Escajadillo y las estampas de José Diez-Canseco
Hernán Núñez Tapia (Universidad San Ignacio de Loyola)
“Tomás G. Escajadillo y el rescate de José Diez Canseco”
Milagros Carazas (UNMSM)
“¿Criollo? ¿Zambo? ¿Mulato? Representar al otro en la narrativa de José Diez Canseco"
Segundo Castro (Universidad Nacional Santiago Antúnez de Mayolo- Huaraz)
“El sistema crítico de Tomás G. Escajadillo en ‘Trascendencia y sentido de las Estampas mulatas”
Roberto Reyes Tarazona (Universidad Ricardo Palma)
“José Diez-Canseco por Tomás G. Escajadillo”

5:30 pm. Conferencia
Dr. Carlos Eduardo Zavaleta (UNMSM)
“Por encima de criollos y andinos”

6:00 pm. Presentación del libro: Tomás G. Escajadillo, Editor. C.E. Zavaleta: hombre de varios mundos. Lima, Amaru Editores, 2009.
Presenta: Miguel Ángel Huamán

7:00 pm. Vino de honor

VIERNES 10 DE JULIO

9:00 am. Mesa 12: Literatura oral
Jair Pérez (Universidad Privada Continental - Huancayo)
“La huída mágica: Tradición oral y control social en el valle del Mantaro”
Feliciano Padilla (Universidad Nacional del Altiplano-Puno)
“La literatura oral altiplánica”
Dante Gonzalez Rosales (UNMSM)
“Ritos de agua y continuidad de la tradición oral en el Ande”

10:00 am. Mesa 13: Todas las voces: José María Arguedas
Marcel Velázquez (UNMSM)
“La novela indigenista en el siglo XIX: una crítica a la propuesta de
Tomás G. Escajadillo”
Dorian Espezúa (UNMSM) “Proyecciones del indigenismo”
Hildebrando Pérez Grande (UNMSM)
“Tomás G. Escajadillo y sus entrevistas”
Manuel Larrú Salazar (UNMSM)
“Visión andina de José María Arguedas”

11:00 am. Mesa 14: Subalternidad, tetimonio, migración
Jorge Yangali Vargas (UNMSM)
“Lenguaje del subalterno en el cuento neoindigenista “Kukulí” de
Javier Huamán Ramos”
Eduardo Miguel Huaytán Martínez (UNMSM)
“El testimonio peruano andino como reformulación del problema de representación de la narrativa indigenista”
Alex Morillo (UNMSM)
“El discurso migrante en la narrativa peruana contemporánea. Algunos apuntes teóricos”

12:00 m. Conferencia
Dr. Carlos García-Bedoya Maguiña
“Hacia un nuevo humanismo. Por una epistemología dialógica intercultural”

12: 30 a 2:00 pm. Receso

2:00 pm. Mesa 15: Del Indianismo al neoindigenismo
Jim Alexander Anchante Arias (UNMSM)
“Venganza e indianismo modernista en tres cuentos de Ventura
García Calderón”
Edmundo de la Sota Díaz (UNMSM)
“El humor en el neoindigenismo: Los ilegítimos de Hildebrando Pérez Huaranca”
Vidal Guerrero Tamara: (Universidad Santiago Antúnez de Mayolo-Huaraz)
“Eleodoro Vargas Vicuña: de la cotidianidad a la penetrante simbología”

3:00 pm. Mesa 16: Testimonio
Winston Orrillo “Retrato en blanco y negro (no virtual) de Tomás G. Escajadillo”
Arturo Corcuera “Tomás G. Escajadillo: el hombre, el amigo”
Ambrosio Fornet
Pedro Lastra
Raymundo Prado
Rocío Silva-Santisteban
Miguel Gutiérrez

4:00 pm. Conferencia
Dr. Tomás G. Escajadillo (UNMSM)

4:30 pm. Clausura del Coloquio
Mg. Antonio González Montes (UNMSM)

5:00 pm. Vino de honor
Organiza:
Departamento de Literatura - UNMSM
EAP de Literatura – UNMSM
Instituto de Investigaciones Humanísticas de la Facultad de Letras y
Ciencias Humanas – UNMSM

Comisión organizadora

Presidente: Santiago López Maguiña
Secretario Ejecutivo: Mauro Mamani Macedo
Miembros: Dorian Espezúa, Alex Morillo, Jorge Ramos Rea, Agustín Prado Alvarado, Guissella Gonzáles, Nécker Salazar, Yolanda Julca, Raúl Jurado, Dante
Gonzalez, Milagros Carazas.

Auspician
Vicerrectorado de Investigación - UNMSM
Vicerrectorado Académico - UNMSM
Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar

Revistas
Lhymen. Literatura y cultura / Ajos y Zafiros. Revista de literatura /
Discursiva. Revista de literatura y humanidades / Sieteculebras / Ínsula
Barataria / Tinta Expresa. Revista de literatura / Nudos y laberintos / Sala de
Espera / Pez de oro / Sol de ciegos

Andes book

Comité académico
Raúl Bueno Chávez (UNMSM-Dartmouth College. Hanover) / Nelson
Osorio Tejeda: Universidad de Santiago de Chile (USACH) / Carlos
Eduardo Zavaleta (UNMSM) Marco Martos Carrera (UNMSM) / Carlos
García-Bedoya (UNMSM) / Gonzalo Espino Relucé (UNMSM) / Camilo
Fernández (UNMSM) / Miguel Ángel Huamán (UNMSM) / Jorge Valenzuela
Garcés (UNMSM) / Antonio González Montes (UNMSM) / Manuel Larrú
Salazar (UNMSM) / Ricardo González Vigil (PUCP) / Ricardo Silva
Santisteban (PUCP) / Eduardo Hopkins (PUCP) / Antonio Melis (Università
Degli Studi di Siena) / Guido Podesta (Universidad de Wisconsin-Madison) /
Christian Fernández (Universidad del Estado de Louisiana) / José Morales
Saravia (Universidad de Würzburg) / Juan González Soto (Tarragona-España)

ASISTENCIA LIBRE
Certificación:
Estudiantes de la UNMSM S/. 20.00
Público en general S/. 25.00
Inscripción en la EAP de Literatura de la Facultad de Letras CC.HH.
E-mail: coloquioescajadillo@gmail.com
Blog: http://coloquiotomasescajadillo.blogspot.com/



lunes, 6 de julio de 2009

I FESTIVAL MUNDIAL DE ECOPOESIA 2009 TUMBES / PERU

Estimadas amigas y amigos poetas y amantes de la conservación ambiental, les hacemos llegar nuestro blog con información del I FESTIVAL MUNDIAL DE ECOPOESIA 2009 “La poesía reverdece la tierra”. Que desarrollaremos en la ciudad de TUMBES - PERU, del 5 al 8 de noviembre del presente año.
La dirección es la siguiente:
http://poetasuniva.espacioblog.com/post/2009/06/28/i-festival-mundial-ecopoesia-2009-tumbes-peru
Deseamos recibir sus aportes y comentarios a fin de que este evento se desarrolle de la mejor manera posible.

Cordialmente.
UNIVA – Consejo Directivo.

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Peru
Revista de creación y eventos culturales. Moderan: Doan Ortiz Zamora, Alan Bustamante Medina y Jack Farfán Cedrón, escritores peruanos.