EL PADRE REBAZA, UNA VIDA AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

martes, 29 de septiembre de 2009

Literalgia se presenta en el Yacana este viernes 2‏


Literalgia se presentará en el Yacana Este viernes 2 a partir de las 8, el Bar Yacana presentará Literalgia, edición 01. Están todos invitados. Se regalarán revistas y quizás alguito más.




lunes, 28 de septiembre de 2009

Mi mundo un poco más

Ricardo Sumalavia

Hay gente diciendo que invento anécdotas. Pues no, no las invento. Sólo las cuento como me viene en gana. Me imagino que la creencia de las invenciones proviene de lo desaforado de las historias. Qué culpa tengo yo de ver el mundo de esta manera. O, qué culpa tengo yo que ellos no vean el mundo de esta manera. Puede ser muy interesante la realidad que ellos vivan, pero es la que necesariamente me interese.
Por ejemplo, buscando datos de narradores ecuatorianos (pues ya conté mil veces que trabajo en una Biblioteca sobre temas latinoamericanos), me topo con una biografía disparatada. No doy el nombre del escritor porque poco importa (no el escritor, sino el dato en sí. Un nombre no altera nada. Podría tratarse de cualquiera de nosotros). Su biografía ofrece en las primeras líneas lo siguiente: "Hijo legítimo del Ing. XXX, Director de Obras Públicas en YYY, Fiscalizador de las carreteras ZZ-HH, AA-BBy CC, natural de PP". ¿Lo leeríamos de modo diferente si supiéramos que se trataba de un hijo ilegítimo? O era sólo para distinguir a este hijo de lo otros no-legítimos (ya saben, tanto andar por carreteras y fiscalizando calienta la cabeza). Pero lo que más me sorprendió fue la parte final de la biografía. El biógrafo nos suelta lo siguiente sobre el escritor: "Estatura mediana, tez trigueña, ojos y pelo negro y ondeado, faz expresiva, don de gente y trato distinguido. Es uno de los narradores más importantes de la hora actual del país, lástima que sus obligaciones diplomáticas le quiten tiempo para la literatura, pues está espléndidamente dotado para el cuento, que, como se sabe, es un género muy exigente y difícil."
Como pueden ver, en mi mundo pasan estas cosas. No sé si en el suyo, imaginario lector, querido amigo.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Octubre: I Taller Internacional de Neurociencias / III Coloquio peruano de Filosofía de las ciencias (Segunda alerta)


Se examinarán, desde la Filosofía de la mente y las neurociencias y/o ciencias cognitivas, una conjunto de problemas que afectan en planos conceptuales, metodológicos y epistemológicos el modelo cognitivista de la ciencia, especialmente el que actualmente resulta hegemónico en Psicología y ciencias afines. Así, en la sección del Taller, se presentan resultados de investigación, con diferentes niveles de profundidad, que son abordados por un equipo internacional de destacado y reconocido nivel académico, en torno a los paradigmas neurocientíficos de cara al nuevo siglo. Mientras que, en la sección del Coloquio, este mismo equipo y algunos pares peruanos, discuten temas de semejante índole.La tercera versión de los ya clásicos coloquios peruanos de Filosofía de las ciencias, organizados por Diaporein Grupo peruano de investigaciones filosóficas e interdisciplinarias, tiene, entre otros propósitos, (a) exponer críticamente el modelo cognitivista derivando consecuencias iluminadoras para los estudiosos de las neurociencias y la Filosofía de la mente (en el marco de la así llamada Filosofía Analítica) y, con ello, (b) brindar herramientas teóricas de suyo habitualmente ignoradas y/o subestimadas en su valor en los diferentes niveles del oficio científico. Por lo demás, espera, como en las anteriores versiones, se logre afianzar la tradición preocupada por la Filosofía de las ciencias (especialmente vinculada a la Filosofía Analítica) en los países de habla hispana y portuguesa que constituyen Iberoamérica.Propósitos de similar ambición e interés disciplinar son perseguidos por el fundacional Taller.El Coloquio es organizado por el Grupo Diaporein; mientras que el Taller por éste y la Academia de la Neurociencia en el Perú.-- P. Loayza / R. Oliveros (Coordinadores de publicidad - Diaporein Círculo peruano de investigaciones filosóficas y transdisciplinarias)

Nueva edición del Máster en Crítica Cinematográfica



Escuela de crítica cinematográfica


Aula Crítica lanza una nueva edición del Máster de Crítica Cinematográfica
Aula Crítica renueva su oferta de educación a distancia de alta calidad. El Máster en Crítica Cinematográfica te ofrece la posibilidad de formarte en una disciplina altamente especializada, con un enfoque de gran valor académico y rigor intelectual. El Máster ofrece una formación completa y profunda, de un año de duración, que abarcará todos los aspectos teóricos y prácticos de la actividad crítica: análisis fílmico, historia del cine, taller de escritura, y mucho más, que podrás consultar en nuestra web.
Todas las actividades del Máster se desarrollan on-line, permitiendo un intercambio ágil y permanente, sin fronteras físicas ni de horarios.
Aula Crítica edita la revista digital EL ESPECTADOR IMAGINARIO, en la que los alumnos dan sus primeros pasos en la crítica de cine
Si estás interesado/a, por favor, visita nuestro sitio web: www.aulacritica.com, o ponte en contacto con nosotros en la siguiente dirección: admin@aulacritica.com.
Te esperamos
Sergio Sáez Castro
Administrador
AULA CRÍTICA
Avda. Meridiana, 361, Sat. 1ª
08016 Barcelona - España
www.aulacritica.com

martes, 22 de septiembre de 2009

NUEVE PECADOS CAPITALES EN EL QUEHACER LITERARIO: La huachafería disfrazada de contraculturalidad

Por Nicolás Hidrogo Navarro
Soy un convencido que el excesivo provincialismo e inmadurez del que habla mi compañero de generación Luis Heredia González, en un virulento artículo “La lumpenización de la actividad cultural en Chiclayo”, hace un año atrás, ha generado que muchas veces se comentan excesos bajo la fachada de hacer cultura o darse ínfulas de poeta, pintor, escultor o artista en general. Y es que a veces en provincias o la misma capital ronda un virus mediocre y huachafo de que ser poeta o artista en general es sinónimo de ser un desarrapado, rufián o beodo o un resentido desadaptado contracultural. Y muchos lo han creído y hasta se vanaglorian y hacer apología de vivir en la autoindigencia, al filo del abismo, por el sólo hecho de darle la contra “al sistema”. Al sistema le importa un pepino que vivan o mueran los poetas. Los artistas se deben al pueblo y deben importarle presentándose con la cara límpida y el corazón purificado. El arte no es insurrección cuando autodestruye, sino cuando construye y edifica en la conciencia colectiva un “sueño de pongos” ante la justicia divina y la justicia del colectivo de los hombres. Confunden la libertad creadora con el libertinaje de la personificación y socialización de su propia obra creadora v como producto estético. Más aún cuando reciben algún premio o salen en una nota periodística o hacen sus propios publicherrys, adoptan poses e ínfulas de divos. Eso significa no estar preparado ni para triunfar ni para fracasar. Eso es pura acrisolada mediocridad, inmadurez y pedantería barata.
¿O es que acaso todos los artistas son seres sublimados que buscan en el arte su propia guillotina de suicidio y pretenden regar la perversión de sus malogradas y atormentadas vidas, para estar acompañados en su propia desgracia? ¿Tienen derecho de macular algunos seudoartistas y prostituir la imagen de los demás y pasarlos de la faz azul a la negra imagen antisocial? Tienen derecho todos los que quieran atosigarse de sustancias dañinas y matarse siete veces al hilo, pero no tienen derecho de trasmitirle es misma idea a los demás. La literatura es vida, seriedad, respeto, arte, esteticismo y hasta si se quiere rebeldía transgresora y magnificencia del espíritu humano.
No le hace mucho bien, ni dignifica que los artistas se presenten con esa imagen desaliñada, vandálica, lumpenezca, como chúcaros y bárbaros salvajes apestando alcohol o afeando la ciudad con sus disquisiciones en la vía pública. Al pueblo –lectores- sí le importa que los verdaderos artistas sean seres equilibrados (contraproduciendo con su desequilibrio creativo o su contravención social e ideológica y estética). Un artista es un ser público y un paradigma para los demás. No puede etiquetarse a un artista como un enfermito autodestuctor que como su mundo interior está destruido, quiera destruir el mundo de los demás para estar igualados.

1.- Pose de divo.- Publicar o ganar algún premio o reconocimiento literario a algunos les hace daño, los eleva a las nubes y se creen los mismos herederos del Olimpo de Zeus. No sólo los aleja de los lectores o admiradores, sino que los hace antipáticos, odiados e insoportables.

2.- Egolatrismo, síndrome del yo-yo-yo-yo.- Se genera una enfermiza monserga que como otros no hablan de él, él mismo está pregonando lo que hizo y no hizo. Toda la noche la pasan hablando de sí mismo. Siempre están vocincleando de sí mismo con una recargazón de llegar hasta el hartazgo y magnificando hechos. Se convierten en personajes egomaníacos. “El dios de la poesía, el único e insuperable”, “Mi próximo viaje a Francia”, “Mis próximas novelas o libros que aún no lo escribo pero ya tengo el prólogo”

3.- Inventando desfachatados titulachos y autocondecoraciones- Típica y huachafa costumbre de inventar baratarias y títulos nobiliarios culturales y autoconcederse premios y autoreconocimientos. Se inventan cargos como Embajadores Plenipotenciarse de la Poesía ante la Galaxia de Orión, Procónsules de la literatura mundial ante el cosmos. Mandarse hacer un centenar de medallas oropelosas para que se simule que otros le dan y tener el pecho con más medallas que general ruso de la segunda guerra mundial.

4.- Pasión por el publicherry: autobombo.- Manida y enfermiza pasión de alabar y ensalzar así mismo su obra de manera narcisista, muchas veces sin que compare con la de otros. Convertirse en el propio creador, lector, editor, agente literario, comentarista, crítico y propagandística de la obra producida. Manía enfermiza de buscar como sea de enviar autoartículos, autorreportajes, autoentrevistas donde el centro sea el “grandioso poeta”, en cualquier espacio para automarketearse o a veces utilizando a terceros como fachada. Es la reventadera de cuetes o el famoso autopampeo y la echadera de flores gratuita. Es pagar o suplicar para que se publique, lo que normalmente no lo harían.

5.- Extravagancia y contraculturalidad como estrategia.- Modalidad adoptada por algunos de parecerse excéntricos, hacerse los raros, los complicados e ir contra la corriente por el sólo hecho de salirse del montón. Es romper cualquier canon inflando los cachetes y hacerse como el que no posa la vista en nadie y sacar el miembro y orinarse en los parques, detener el tráfico, patear puertas, meterse unos tiros y andar maloliente, con una barbita o disfrazado de poeta con una gorrita a lo Pablo Neruda o no dejarse fotografiar porque se es muy importante y hay que pagarle o suplicarle.

6.- Borrachito perdulario plazuelero.- El típico desnaturalizado. “Ser borrachín me hace más poeta y me da caché y etiqueta de intelectual místico y misterioso. “Todos los grandes poetas fueron borrachos”. “Me inspiro mejor cuanto tengo harto alcohol en el cerebro”. “Para que la gente sepa que soy un poeta debo de embriagarme a la vista de todos”.

7.- Sólo me junto con poetas consagrados.- Típica posición marginadora a los poetas noveles. La clásica actuación circulera y selectiva, las pequeñas mafias que determinan quien es y no es poeta y quien debe y no debe participar en un recital o estar en sus contactos y relaciones. “Sólo me reúno con gente que sea consagrada”. “Sólo asisto a eventos donde venga alguien de cartel, porque no puedo mezclarme con la chusma o los chibolos que recién están empezando”.

8.- Armo mi grupo y sólo me autopromociono.- Clásica actuación individualista egoísta y personalista que busca sólo dar a conocer al jefe de la pandilla. El resto no amerita que se le difunda. Es para levantarle la autoestima al que la tiene caída.

9.- El perro del hortelano sale calato.- Como yo no hago, que los demás tampoco hagan. Me interesa que los demás fracasen en sus eventos para estar igualados. Hay que buscar la forma de que pasen por desapercibido o boicotearle su evento para que nadie asista.

Cualquier coincidencia con alguna actitud o forma de actuar, es mera coincidencia. Así es nuestra farándula literaria cultural, en algunos casos.
Pero la poesía o la actividad literaria, por encima de estas banalidades cursis y vanidades propias de los espíritus sobredimensiones de nuestros poetas sin control ni capacidad de autocontrol, es más que eso: la poesía es un sublime rayo de luna que ilumina la completa oscuridad del hombre hasta hacerlo tiritar de emoción, junto a una ventana desierta y añosa. La actividad literaria es una magnífica oportunidad de ensanchar la promoción colectiva y hacer que los poetas se conglomeren y todos salgan a flote, con su oportunidad de igual a igual y dejando atrás esos resabios egolátricos e infantiles que sólo demuestran: eximio poeta en el verso, pero un gran pendejo como persona.

Lambayeque, setiembre 21 de 2009

V - C E C I L I A V I C U Ñ A @ McNally Jackson Books ::: 9/25 ::: 7 PM

V
A N E W P O E T R Y B O O K B Y C E C I L I A V I C U Ñ A

A BILINGUAL POETRY READING INTRODUCED BY
ARCADIO LEOS, MARIA SALGADO & BRANDON HOLMQUEST

FRIDAY SEPT 25, 7 PM

MCNALLY JACKSON BOOKS
52 PRINCE STREET
NEW YORK, NY 10012
212 274 1160


AN ANTHOLOGY IN SPANISH EDITED BY RENATO GOMEZ
PUBLISHED BY TRPODE, LIMA-PERU 2009

V
Insistencias y tensiones
del canto a la escritura de la escritura a la acción de la acción al objeto, a la tierra—muestra de la poesía escrita de Cecilia Vicuña

CECILIA VICUÑA
Poeta, artista visual y cineasta chilena nacida en Santiago en 1948. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile en Santiago y en Londres. Vive en Nueva York desde l980. Creadora de “lo precario,” una poética espacial de instalaciones, performances y obras poético/ecológicas realizadas en la naturaleza, las calles y museos, su trabajo se difunde ampliamente en Estados Unidos, Europa y América Latina. Autora de 14 libros de arte y poesía, ha sido traducida a siete idiomas. Acaba de co-editar The Oxford Book Of Latin American Poetry, New York, 2009.

V
ES UNA EXPLORACIÓN ARBITRARIA A TRAVÉS DE LOS SIGUIENTES LIBROS:
SABOR A MÍ — Ediciones Universidad Diego Portales, Santiago 2007 — PALABRARMAS — RIL, Santiago 2005— I TU, Tsé-tsé, Buenos Aires, 2004 — INSTAN — Kelsey St Press, 2002 — EL TEMPLO — Situations, New York 2001 — CLOUD-NET— Art in General, New York, l999 — UL — Four Mapuche Poets, edited by Cecilia Vicuña, LARP, l998 — QUIPOEM/THE PRECARIOUS, THE ART AND POETRY OF CECILIA VICUÑA, edited by Catherine de Zegher, Wesleyan University Press, l997— UNRAVELLING WORDS & THE WEAVING OF WATER — Graywolf Press, l992 — SAMARA — Ed. Museo Rayo, Colombia l987 — LA WIK’UÑA — Francisco Zegers Editor, Chile, l990 — PALABRARMAS — El Imaginero, Buenos Aires, l984 — PRECARIO/PRECARIOUS — Tanam Press, NY l983— SABOR A MÍ— Beau Geste Press, Inglaterra, l973.

http://www.ceciliavicuna.org/

TRPODE
girabel@yahoo.com

jueves, 17 de septiembre de 2009

blog "Senderos Retorcidos"


"La patria son los viejos senderos retorcidos
que el pie desde la infancia sin tregua recorrió
"
"Patria", Ricardo Miró.


¿Qué es Senderos retorcidos?
Senderos retorcidos es el blog personal del escritor panameño Pedro Crenes Castro.
En él puedes leer las reseñas de las últimas novedades literarias y entrevistas con los escritores más destacados del momento en España y Latinoamérica.
Es también un sitio para conocer la literatura panameña y leer artículos de opinión sobre literatura, cine, jazz y la actualidad.
Este año como noveades tendremos:
1. Recomendaremos semanalmente un blog de nuestro interés.
2. Inauguraramos "Escritores panameños por los Senderos" una sección especial para la Literatura panameña con entrevistas a los escritores más relevantes y también comentaremos algunas de sus obras.
Déjanos tus comentarios y opiniones para enriquecer el intercambio de ideas.
Puedes seguirnos desde Facebook o suscribirte por correo electrónico a las novedades del blog.
Saludos y nos leemos pronto,
Pedro Crenes Castro.


================================================================
Visita nuestro blog http://senderosretorcidos.blogspot.com/


lunes, 14 de septiembre de 2009

sábado, 12 de septiembre de 2009

miércoles, 9 de septiembre de 2009

DE SOBREMESA, LA ÚNICA NOVELA DE JOSÉ ASUNCIÓN SILVA


Por Harold Alvarado Tenorio


Miguel Cané[1] dejó un retrato de Bogotá en mil ochocientos ochenta y dos. Al llegar a la capital, durante el primer gobierno de Rafael Núñez, vio la plaza de San Victorino, un viernes, día de mercado. Una multitud de indios impide el paso al carruaje: “mirar uno es mirar a todos. El eterno sombrero de paja, el poncho corto hasta la cintura, los pantalones anchos, a media pierna, y descalzos”. Bogotá tiene calles estrechas, casas bajas, un caño rodeado de gallinazos, un Jockey Club, la plaza de Bolívar (“un cuadrado de una manzana, sin un árbol, sin bancos, frío y desierto”), un square Santander, setenta mil habitantes, leprosos, iglesias y el Altozano, donde se reúne la crème de la crème: Altozano es una palabra bogotana para designar simplemente el atrio de la catedral». Allí se habla de literatura, política, negocios, levantamientos: ”una bolsa, un círculo literario, un areópago, una coterie, un salón de solterones, una coulisse de teatro, un forum, toda la actividad de Bogotá en un centenar de metro cuadrados” .
Cané conoció algunos de los intelectuales de la época: Diego Fallón, “el inimitable cantor de la luna vaga y misteriosa” ; José María Samper que “ha escrito seis y ocho tomos de historia, tres o cuatro versos, diez o doce novelas, otros tantos de viajes, de discursos, de estudios políticos, memorias, polémicas” ; Rafael Pombo, “un hombre que ha hecho soñar a todas las mujeres americanas con unas cuartetas vibrantes como las quejas de Safo”; José María Marroquín, los hermanos Cuervo, Camacho Roldán, Alberto Urdaneta, Ricardo Silva, padre del poeta, y Miguel Antonio Caro, ”que ha venido a aumentar la falange humana en suelo colombiano, su espíritu ha nacido, se ha formado y vive en pleno Madrid del siglo XVI .”
Aunque no comparte sus ideas políticas conservadoras, le fascinan sus habilidades para improvisar, y cita a Pombo y a Gutiérrez González como ejemplo de espontaneidad con el verso:
« ¡Fáciles!… he aquí el rasgo característico de los colombianos. No es posible imaginarse una habilidad semejante. Aturden. Confunden. En una mesa, cuando, a los postres, el vino aviva la inteligencia y la alegría común hace chispear el cerebro, !qué irrupción de cuartetas, décimas, quintillas! Eso es bogotano puro. La facilidad, la precisión, la soltura del verso
En el ochenta y dos sólo faltaban tres años para que Núñez anunciara, después del combate de La Humareda, que la constitución de Ríonegro había dejado de existir. Silva tenía dieciséis años. A los dieciocho viajaría a París y Londres, para regresar en el ochenta y cinco. En plena juventud conoció el mundo europeo y sus rápidos cambios sociales y culturales y fue testigo del triunfo de la civilización frente a la barbarie, y el comienzo de una larga noche de persecuciones políticas y de craks financieros que favorecieron la aparición de los monopolistas. La más feroz de las castas colombianas se entronizó en el poder, de donde saldría, por un momento, medio siglo más tarde, con la llegada al gobierno de Olaya Herrera. Entre mil ochocientos ochenta y mil novecientos treinta, dice Germán Téllez[2] surgió una clase proletaria para cuya presencia nadie estuvo preparado y cuya irrupción en la vida tuvo hondas consecuencias de todo orden.
El país que Núñez pudo arruinar, era, por supuesto, analfabeta. Ese país y su educación lo vendieron los Reformadores a la iglesia con la constitución del ochenta y seis y el concordato del ochenta y siete. El artículo 38 de la primera dice:
La religión católica, apostólica y romana es la de la nación. Los poderes públicos la protegerán y harán que sea respetada como elemento esencial del orden social”.
Y los artículos 12 y 13 del concordato ordenan:
«En las universidades y en los colegios, en las escuelas y en los demás centros de enseñanza, la educación e instrucción pública se organizará y dirigirá en conformidad con los dogmas y la moral de la religión católica. La enseñanza religiosa será obligatoria en tales centros y se observarán en ellos las prácticas piadosas de la Religión Católica. Por consiguiente, en dichos centros de enseñanza los respectivos ordinarios diocesanos, ya por sí, ya por medio de delegados especiales ejercerán el derecho, en lo que se refiere a la religión y a la moral, de inspección y de revisión de textos. El arzobispo de Bogotá designará los libros que han de servir de textos para los demás planteles de enseñanza oficial. El gobierno impedirá que en el desempeño de asignaturas literarias, científicas y, en general, en todos los ramos de la instrucción, se propaguen ideas contrarias al dogma católico y al respeto y veneración debidos a la iglesia
El triunfo de la religión sobre la vida y la cultura fue de tal magnitud que, como en una resucitada Edad de la Fe, medio millar de templos, algunos de proporciones catedralicias, fueron levantados sobre el paisaje de un país que llevaba más de dos siglos luchando contra el feudalismo. En noventa años, dice Téllez, “se construyó tanta o más arquitectura religiosa que en todos los tres siglos de la colonia”.
El año de la expedición del concordato murió el padre de Silva. Cuatro años más tarde, en mil ochocientos noventa y uno, después de la muerte de Elvira, al publicar Nocturno, Silva se convirtió en uno de los inventores del Modernismo.
No sabemos cuándo redactó Silva De sobremesa, pero tuvo que reescribirla después del naufragio del Amérique (28 de enero de 1895), donde perdió los originales de sus obras. José Fernández dice que hace ocho años compuso el diario que lee a sus amigos, lo que indica que Silva habría venido trabajando en la novela por varios años, pero dado que el poeta murió en mayo del ochenta y seis, podemos conjeturar que la composición final fue su último desafío y que trabajó, compulsivamente, durante esos cuatro meses.
Recogida por la pantalla de gasa y encajes, la claridad tibia de la lámpara caía en círculo sobre el terciopelo carmesí de la carpeta, y al iluminar de lleno tres tazas de China, doradas en el fondo por un resto de café espeso, y un frasco de cristal tallado, lleno de licor transparente entre el cual brillaban partículas de oro, dejaba ahogado en una penumbra de sombría púrpura, producida por el tono de la alfombra, los tapices y las colgaduras, el resto de la estancia silenciosa”.
Así comienza la novela, cuyo argumento puede resumirse de esta manera. José Fernández es un figurín, que luego de vivir por años en Europa, regresa a su país. Durante una tertulia de sobremesa acepta leer para sus amigos para leer el diario donde relata su estancia en el viejo continente. Allí describe cómo, tras una vida dedicada a la sensualidad y el placer, termina obsesionándose con Helena, una adolescente a quien ve de paso en un hotel suizo, y convierte en la personificación idealizada de sus deseos más puros. Luego de una larga búsqueda, descubre que Helena ha muerto, cayendo en una extraña enfermedad nerviosa y tras recuperarse retorna desencantado a su país.
En la trama Silva usa de muchos tópicos de su tiempo y su clase, como la preocupación por el mas allá y los asuntos de la ciencia y el positivismo de entonces. Quizás el más interesante de estos elementos “extraños” a la trama sean las reflexiones que hace sobre el futuro de su país y el esbozo de un proyecto político que resume muchas de las ideas en boga acerca del progreso y la necesidad de oponer la civilización a la barbarie. Liberal, Fernández quiere aumentar su fortuna y la de la patria mediante la exportación de materias primas y piensa visitar los Estados Unidos para luego de aprender en el sitio las razones de su prodigioso progreso regresar y aplicarlas, así sea mediante la fuerza y la rotura del orden establecido. Una economía del libre cambio, fomentando la minería, la agricultura y el desarrollo de las industrias, en resumen, un proyecto político y social hecho casi a la medida de Rafael Nuñez.
Silva puso en Fernández rasgos de su personalidad y abundante autobiografía, al tiempo que hace de sus deseos sueños del protagonista. Fernández, más que un retrato del autor es su mejor delirio. Rico, hermoso, poeta, vive rodeado de refinamientos y lujos pero es víctima de un suplicio de Tántalo: querer, tener y saberlo todo. En plena juventud, Fernández ha agotado los caminos que conducirían a la felicidad.
«Es que como me fascina y me atrae la poesía, así me atrae -dice a sus amigos- y fascina todo, irresistiblemente: todas las artes, todas las ciencias, la política, la especulación, el lujo, los placeres, el misticismo, el amor, la guerra, todas las formas de la vida, la misma vida material, las mismas sensaciones que por una exigencia de mis sentidos, necesito de día en día más intensas y delicadas
Esta ansiedad le ha llevado a estudiar lenguas vivas y muertas, filosofías, historia, las formas del arte a través del tiempo, probar drogas y saciar el fuego en multiplicidad de cuerpos ganados con engaño o con dinero. Una de las metáforas más interesantes de la novela la descubre el lector al saber cómo el pasado de Fernández podía ser un presente de Silva. Por ese camino llegan, soñador y soñado, a despreciar el arte, la literatura y la fe en el destino. Sólo los placeres que ofrece la carne, los negocios y el enriquecimiento fácil son válidos: su hambre de poder es incontenible. La búsqueda de la belleza y de las formas es un camino más en la obtención del poder. El plan para dominar un país, que como telón de fondo frente al escenario de los viajes y las ciudades europeas aparece en la novela, resultó historia: Núñez llegó al poder y permaneció en él hasta su último suspiro, usando los planes, tácticas y estrategias con que sueñan Fernández-Silva.
El José Fernández que se parece a María Bashkirtseff es el joven recién llegado a Europa, que cree en el poder del arte para expresar las visiones que la vida cotidiana impide contemplar. La escritora, que había muerto dos años antes del suicidio de Silva, es para Fernández , pero también el ejemplo superior de una vida asumida como encuentro con los placeres, recurso ineludible para ser parte del universo. María Constantinova había nacido en Rusia cinco años antes que Silva. Muerta en el ochenta y cuatro, el mismo en que el poeta bogotano llegó a París, es uno de los casos más fascinantes de la historia artística y literaria. A causa de la separación de sus padres, la madre y la niña se trasladaron a Niza cuando María tenía siete años y allí aprendió a leer en latín y griego, estudió música y pintura, hasta terminar siendo uno de los objetos amados del París decadente. Muerta a causa de cierta clase de tuberculosis, en su diario, (Journal de Marie Bashkirtseff, 1887), y en sus cartas con Maupassant, nos encontramos con esa niña que pasma a Fernández-Silva.
A los veintiséis años, Fernández es un cuerpo en busca de placer y es Silva al encuentro de los sueños eróticos que vislumbró y bebió en Europa y sin duda sació en Caracas. Ambos sueñan con un . Sin que la consciencia de saberse en un mundo escindido le sea negada:
«No eres nadie -se dice-, no eres un santo, no eres un bandido, no eres un creador, un artista que fije sus sueños con los colores, con el bronce, con las palabras o con los sonidos; no eres sabio, no eres un hombre siquiera, eres un muñeco borracho de sangre y fuerza que se sienta a escribir necedades… Ese obrero que pasa por la calle con su blusa azul lavada por la mujercita cariñosa y que tiene las manos ásperas por el duro trabajo, vale más que tú porque quiere a alguien, y el anarquista que guillotinaron antier porque lanzó una bomba que reventó un edificio, vale más que tú porque realizó una idea que se había encarnado en él. Eres un miserable que gasta diez minutos en pulirse las uñas como una cortesana y un inútil hinchado de orgullo monstruoso
Fernández tiene el coraje de mostrarnos los misterios que han encontrado los críticos en Silva. De sobremesa está construida como una confesión que ilustra el desarrollo de la personalidad del autor. Siguiendo el texto encontramos un Fernández que a los veintiuno es un artista enamorado de lo griego, que desprecia la vulgaridad de la vida moderna; un filósofo descreído, un cínico, un gozador cansado de los placeres vulgares, y que busca, como una gota que vuelve, sensaciones más hirientes y finas, y a un analista que discrimina, hasta el agotamiento, todas sus sensaciones y conocimientos. Fernández-Silva sabe verse al espejo. En un lapso de cinco años, a los veintiséis, cuando redacta el diario, su lucidez es total: no hay para qué buscar nuevos paraísos, la búsqueda del yo ha concluido. El primero de septiembre, después de una opulenta fiesta ofrecida por le richissime américain don Joseph Fernández et Andrade, Silva anota:
« ¿Que me importa el éxito de la fiesta si mi lucidez de analista me hizo ver que para mis elegantes amigos europeos no dejaré de ser nunca el rastaquouère que trata de codearse con ellos empinándose sobre sus talegas de oro; y para mis compatriotas no dejaré de ser un farolón que quería mostrarles hasta donde ha logra insinuarse en el gran mundo parisiense y en la high-life cosmopolita?
......................................................
Neotomismo de Tolstoy, teosofismo occidental de las duquesas chifladas, magia blanca del magnífico poeta cabelludo, de quien París se ríe; budismo de los elegantes que usan monóculo y tiran florete; culto a lo divino, de los filósofos que destruyeron la ciencia; culto del yo, inventado por los literatos aburridos de la literatura; espiritismo que cree en las mesas que bailan y en los espíritus que dan golpecitos; grotescas religiones del fin de siglo diecinueve, asquerosas parodias, plagios de los antiguos cultos, dejad que un hijo del siglo, al agonizar de este, os envuelva en una sola carcajada de desprecio y os escupa la cara!»
A pesar del fraude de la realidad, Fernández se realiza en el placer, y en la búsqueda de la felicidad que representa una Helena hecha de trozos de rostros de jóvenes prerrafaelitas. Fernández da rienda suelta a sus fuerzas y experiencias cuando comercia con mujeres, sin importar su condición, nivel social o cultura. El cuerpo, la humedad de la carne es lo que importa. María Legendre, hija de un zapatero borrachín y una pobre mujer; que había sido amante de ocasión de un ex presidente suramericano, le ofrece el recuerdo de:
«caricias lentas, sabias e insinuantes de aquellas manos delgadas y nerviosas, la lascivia de aquellos labios que modulan los besos como una cantatriz de genio modula las notas de una frase musical. Oh, el refinamiento de sensualidad, la furia del goce, la gravedad casi religiosa de todos los minutos consagrados al amor, como si en vez de tener de él la miserable noción moderna que lo relega al dominio de lo inmundo, lo sintiera ella grave y noble como una función augusta
La lesbiana Orloff, que al ser encontrada entrelazada con su amante, el produce un ataque de furia donde intenta matarla, hace que escriba:
«Yo, el libertino curioso de los pecados raros que ha tratado de ver en la vida real, con voluptuoso diletantismo, las más extrañas prácticas, inventadas por la depravación humana, yo, el poeta de las decadencias que ha cantado a Safo la lesbiana y los amores de Adriano y Antinoo en estrofas cinceladas como piedras preciosas? ¿ Celos? Sería grotesco… ¿ Odio por lo anormal? … No, puesto que lo anormal me fascina como una prueba de rebeldía del hombre contra el instinto
o Nini Rousset, con quien después de haberse “prodigado los más groseros insultos, con toda la excitación del alcohol en el cuerpo, entremezclándolos con caricias depravadas” piensa en ahogarla entre las sábanas; o la americana Nelly, conseguida a cambio de un collar de diamantes, o la colombianísima Consuelo, víctima del casto José, todas ellas representan una fuente más valiosa de sensaciones que las del mismo arte o las provocadas por las drogas: “nadie seduce a nadie, dice Fernández. Si es la idea del placer la que nos seduce… Tan ardiente era el deseo en ellas como en mi” .
No ha de creerse que este mundo, sacado de la vida real y las novelas de finales de siglo, era extraño a los bogotanos. Ni la sensualidad, ni el refinamiento, ni los avances de la ciencia eran ajenos a los capitalinos. Cané se asombra al encontrar, después de haber recorrido largos trechos a lomo de mula, y dormido en posadas medievales, una ciudad “de refinado gusto literario, de exquisita civilidad social y donde se habla de los últimos progresos de la ciencia como en el seno de una academia europea” . La descripción de las apariencias y la realidad del Bogotá finisecular son ejemplares:
«Llegaba al frente de una casa de pobre y triste aspecto, en una calle mal empedrada, por cuyo centro corre el eterno caño; salvado el umbral, ¡qué transformación!. Miraba aquel mobiliario lujoso, los espesos tapices, el piano de cola de Erhard o Chickering y, sobre todo, los inmensos espejos, de lujosos marcos dorados, que tapizaban las paredes, y pensaba en el cambio de Honda a Bogotá, en los indios portadores, en la carga abandonada en la montaña, bajo la intemperie y la lluvia, en los golpes a que estaban expuestos todos esos objetos tan frágiles
Menciona, de paso, la casa de Ricardo Silva como lugar habitual para partidas de tresillo y recuerda, cómo, la mayoría de las familias pudientes habían viajado a Europa, especialmente a París:
«No me olvidaré nunca de aquellas deliciosas comidas en casa de don Diego Suárez, cuyo hogar hospitalario me fue abierto con tanto cariño. Nunca éramos menos de quince o veinte, y desde el primer plato, la mesa era una arena para el espíritu de los concurrentes. ¡Qué animación! ¡Cómo se cruzaban las ocurrencias más originales e inesperadas! También, ¡cómo esperar que en Bogotá encontraría una obra maestra como la bodega del señor Suárez! Los vinos elegidos por él en Europa habían triplicado de valor en su larga travesía, y cuando los degustábamos, sentíamos que aquel chisporroteo de espíritus nos impedía entregarnos a esa grave tarea con la seriedad necesaria. Pero, ¿cómo hacer? Los postres servidos, todo el mundo saltaba por dejar la mesa. Cuando llegábamos al salón, una joven estaba ya sentada al piano -¿cuál de ellas no es música?-, los balcones abiertos nos invitaban a gozar de la caída de una de esas tardes frescas y serenas de la Sabana, los grupos se organizaban, llegaba el momento de las charlitas íntimas y deliciosas, y cuando las sombras venían, comenzaba la sauterie improvisada, el bambuco en coro, la buena música, todos los encantos sociales, en una atmósfera delicada de cordialidad y buen tono
Silva tenía conciencia de la época de transición que vivía, entre la sociedad de peones, fisiócratas y caudillos, y la capitalista con sus obreros, artesanos y hombres de estado que daba golpes al pasado. Una Santafé que agonizaba y un Bogotá que alcanzaría su grosero afrancesamiento bajo la dictadura de Reyes. En un prólogo que escribió para un libro de homenaje a un monje, describe las diferencias entre:
«… un Santafé dormilón, inocente y plácido de 1700, un pedazo de la vieja ciudad de la mula herrada, del espanto de la calle del Arco y de la luz de San Victorino, y el lujo de la Bogotá de hoy, de la ciudad de las emisiones clandestinas, del Petit Panamá y de los veintiséis millones de papel moneda.
¿No vienen siendo -se pregunta Silva-, las dos figuras, la del padre León y la del ministro X, como los dos polos de una ciudad que guarda en los antiguos rincones restos de la placidez deliciosa de Santafé y cuyos nuevos salones aristocráticos y cosmopolitas y cuya corrupción honda hacen pensar en un diminuto París?.»

Como se sabe, Silva nació en el hogar de un rico comerciante cuya prosperidad dependía del auge de los artículos de lujo y del laissez faire, laissez passer. Hizo estudios de primaria en un colegio privado cuyos profesores eran los representantes de una literatura seminacionalista, interesada en encontrar el »verdadero» rostro del pasado nacional, frente a la novedad de las costumbres y literaturas francesa e inglesa. Manuela de Eugenio Díaz; Memoria sobre el cultivo del maíz en Antioquia de Gregorio Gutiérrez González; Historia de la literatura de la Nueva Granada de José María Vergara y Vergara, y los innumerables cuadros de costumbres de Guarín, Kastos, Soledad Acosta y el padre de Silva, fueron las contribuciones colombianas a una corriente literario-ideológica que conoció cumbres como María y Martín Fierro, prosa y verso donde una clase social latinoamericana necesitaba ver, en la barbarie, un digno antepasado.
En el almacén de Ricardo Silva, el poeta debió escuchar las discusiones que en torno al tema harían los redactores de El Mosaico. Allí, más que en la escuela de Ricardo Carrasquilla, debió aprender las primeras lecciones de un liberalismo económico que surgía de mentes conservadoras, en una de las épocas más convulsionadas de la historia de Colombia, donde, entre mil ochocientos sesenta y tres y mil ochocientos ochenta y cinco hubo más de cincuenta insurrecciones locales y cuarenta y dos constituciones, aparte de la guerra civil de 1876 a 1878. La adolescencia de Silva tuvo que estar marcada por esas luchas políticas entre comerciantes y artesanos; entre el libre cambio y el proteccionismo.
Desde la niñez Silva conoció los dos polos entre los cuales se debatiría su vida: el dinero y los libros. En Bogotá lo más importante era ser, primero comerciante, y luego, hombre bien educado. Según Miramón[3] la casa de Ricardo Silva «era notable no solo por la prestancia social y la indiscutida cultura y belleza de las personas que la componían, sino también por el lujo y el refinamiento casi exagerados, o mejor dicho, por el boato excesivo. Allí los muebles, la vajilla, todo era extranjero».
Los nuevos comerciantes eran retardatarios en ideas y moral pero no en buen vivir. En toda América se vivió un clima de opulencia entre los comerciantes. De elementos progresistas y radicales, se convirtieron en enconados enemigos del cambio social. En coautores de los fracasos políticos que impidieron a nuestras sociedades defenderse de las garras del imperialismo que crecía en los Estados Unidos tras el triunfo yanqui en la guerra civil en 1865.
Al cumplir los dieciocho Silva fue enviado a Europa para estudiar la posibilidad de ensanchar los negocios familiares. Los meses que gastó en París y Londres fueron suficientes para quedar intoxicado con las ideas y los vicios, que como un mal del siglo, circulaban al son de las canciones de anarquistas y revolucionarios. La novela de Silva es prueba de ello.
A principios del ochenta y seis regresó a Bogotá, donde redactó algunos de los poemas que aparecieron en La lira nueva. Un año más tarde morirá su padre, y vendrá para Silva la peor época de su vida, si a las cincuenta y dos ejecuciones judiciales por deudas, sumamos la desaparición de Elvira en el noventa y uno. En diez años, entre el ochenta y cinco y el noventa y cinco, Silva escribió los textos más dolorosos e irónicos de su obra y su tono fue cambiando a medida que se acercaba a la muerte.
Desde su retorno a Bogotá, la contradicción que tuvo que enfrentar fue producto de sus ideales de grandeza y la mezquindad del medio. El artículo de Camilo de Brigard[4], sobre los fracasos comerciales de su tío, muestra detalladamente el desarrollo de su tragedia. Todos los lujos que se criticaron en Silva son pocos ante la angustiosa vida diaria que tenía que enfrentar. Una vez arruinado, el gobierno le nombró en un cargo diplomático.
En Caracas, la vida pareció abrirle nuevas ventanas. Las gentes cultas le recibieron con entusiasmo, las mujeres lo halagaron, las revistas le invitaron a colaborar. «Aquí me han recibido, escribió a Emilio Cuervo Márquez en mil ochocientos noventa y cuatro-, como no merezco; no sé cómo hacer para devolver atenciones y bondades y fiestas. El país va bien, rebosa en oro, tiene el sentimiento del arte y adora la buena literatura. En Bogotá hay muchos que creen lo contrario en lo referente a los dos últimos puntos; pues bien, están equivocados de medio a medio». La muerte de Núñez, y el ofrecimiento de Caro de un puesto inferior en Guatemala, hicieron que Silva regresará a Bogotá.
Volvió lleno de entusiasmo y con la cabeza atiborrada de planes industriales. Pero fracasó. Nadie quiso creerle, a pesar de los esfuerzos que hizo por mostrar que se había reformado, que ya no era más un poeta sino un hombre de empresa. No obstante, su desprecio por el pragmatismo se había acentuado. En una carta a Rosa Ponce de Portocarrero dice:
«Es que usted y yo, más felices que los otros que pusieron sus esperanzas en el ferrocarril inconcluso, en el ministro incapaz, en la sementera malograda o en el papel moneda que pierde su valor, en todo eso que interesa a los espíritus prácticos, tenemos la llave de oro con que se abre la puerta de un mundo que muchos no sospechan y que desprecian otros; de un mundo donde no hay desilusiones ni existe el tiempo; es que usted y yo preferimos, al atravesar el desierto, los mirajes del cielo a las arenas movedizas, donde no se puede construir nada perdurable; en una palabra, es que usted y yo tenemos la chifladura del arte, como dicen los profanos, y con esa chifladura moriremos
Lo que le llevó sin duda a tomar partido por el naciente proletariado capitalino y por las ideas de Rafael Uribe Uribe. En su leyenda ha quedado escrito que terminó el secretariado general de los Centros Mutuarios, herederos de las Sociedades Democráticas y considerados abiertamente subversivos, como lo afirma un artículo anónimo aparecido en la revista Gil Blas (nº 2541, Bogotá, mayo 24, 1920, pgs 1-2), titulado Silva bolchevique. De su amistad y admiración por Uribe quedaron dos cartas.

[1]En viaje, Buenos Aires, 1884.
[2]La arquitectura y el urbanismo en la época republicana, en Manual de historia de Colombia, Tomo II, Bogotá, 1980, págs., 469-563.
[3] Ensayo biográfico, Bogotá, 1937-1957.
[4]El infortunio comercial de Silva, en Revista de América, nºs 17-18, Bogotá, mayo-junio, 1946.

Harold Alvarado Tenorio
812 8214 Bogotá DC


lunes, 7 de septiembre de 2009

Literalgia - Edición 01 - Convocatoria




Presentamos la primera edición de Literalgia. Edición impresa. Un revista alternativa sobre literatura, cultura y contranatura. Esperamos que sea de su agrado y si no, aceptamos todas las críticas con entereza, humildad y con todas esas cosas. Ya la estamos distribuyendo en la San Marcos, Villarreal y centros culturales de Lima.
Convocatoria para publicar en Literalgia

Invitamos a todos los que respiran y aspiran letras por los poros de su cuerpo, o por cualquier otro hoyo del mismo, a participar en nuestra segunda edición:
1. El estilo es libre. El lenguaje libre. Libertad Lamarque.
2. El tamaño del texto (siempre midiendo con Arial 12) para:- Crónicas, reportajes, entrevistas (sobre cualquier tema) no debe pasar de 2 páginas.- Cuentos, relatos, anécdotas, manifestaciones, historial médico psiquiátrico: máximo una página y media.- Artículos: máximo una página.- Poesía, o algo parecido: máximo 50 versos.
Nota: Los textos deben ir acompañados por una breve nota biográfica (5 renglones máximo). Si no quieren figurar, invéntense una. El estilo también es libre.
3. También invitamos a fotógrafos, pintores, dibujantes y demás artistas plásticos a que envíen sus trabajos.
4. El plazo de entrega de textos y demás trabajos es hasta el 30 de setiembre.
5. Amenaza: Si no envían trabajos, nos veremos forzados a escribir los textos nosotros mismos y eso a la cultura no le conviene. 6. Los mejores trabajos serán publicados en la segunda edición que, si no hay algún problema como siempre, saldrá el 20 de octubre.7. Los seleccionados serán previamente avisados por este medio o por el medio que sea conveniente en un mediodía medio friolento.
8. Cualquier consulta a: literalgia@hotmail.com / literalgia@gmail.com
9. Gracias.

óxido – jorge hurtado

libro de poemas publicado en agosto de 2007 (editorial zignos- Lima, Perú), en la colección País Imaginario. DESCARGAR EL LIBRO AQUÍ: oxido.pdf



uno
Han pasado más de dos años de haber publicado el libro óxido (editorial zignos,2007) , el único que he publicado hasta el momento - otros esperan en las puertas del laberinto. hablar uno mismo de su libro puede parecer de mal gusto, pero este libro ya no me pertenece, apenas reconozco a la persona que hizo esa aventura con la palabra.
es un libro imperfecto como toda la obra humana, un libro cruel como la mayoría de nosotros, un libro apasionado como las personas con trasparencia del acto y del espíritu, un libro que funciona como una máquina verbal donde solo importa como funciona, rasgando los pliegues de nuestro entendimiento. quedarse con algunos retazos sería desensamblar la máquina e imaginar que solo funciona desde la violencia. como sucede con la parte la violenta y absurda historia de juan daimon. esta es la travesía del hombre que nunca ha llegado al gran mediodía nietzscheano, y solo se ha quedado en ese umbral de la obscuridad al amanecer. la palabra salvaje en esta parte del libro no obedece a una gratuidad del lenguaje, no se puede ser condescendientes con nuestro prójimo. aunque muchos han reprochado ese salvajismo verbal, aislándolo del contexto, quedándose nada más con las tripas de este cuerpo des/orgánico.

les obsequio este libro, /incluida las erratas/ para sus bibliotecas digitales o para sus papeleras de reciclaje...además de compartir mi travesía desde un sofá rojo, que no tiene nada que ver con izquierdismos trasnochados, sino con la arquitectura de mi ocio...



DESCARGAR EL LIBRO DESDE:

http://jorgehurtado.wordpress.com/


dos
palabras del impostor. jorge hurtado. agosto 2009:
3
óxido es un trabajo disperso de casi diez años de enfrentarme contra mí mismo*, de encontrar aquello que me golpeaba desde adentro, reordenar el laberinto o aprender a habitarlo hasta encontrarme cara a cara con la bestia, para desde allí contemplar la muerte o la idea de la muerte. Diez años de trabajo disperso, descendiendo hacia los extremos más viscerales de la experiencia vívida y de los tormentos personales, para desde allí arrancar la palabra impoluta, limpia, transparente. Diez años de reencontrarme en la soledad de las habitaciones sin el encanto de las ideas sublimes, sino con un total descreímiento de ideologías totalizantes ni paralizantes. Diez años de reconocerme dentro de mi cuerpo que nunca sucumbió a las noches enfermas ni a los días luminosos dentro de mis viajes a las muchas ciudades dentro de la misma ciudad.
...
...
La ruta poética va desde el reconocimiento de un yo diuluyéndose en cada experiencia, en la potencia poética del descenso personal hacia el infierno del yo. En ese punto abismal, donde todos los nexos sucumben el animal poético se encuentra en las afueras, ni exterior ni interior, sino en el limbo desde donde se desplaza a través de la ciudad, desechando todos los cielos subterráneos, desgajándose dentro de una fuerza cuyo centro es un eros doloroso. En ese trance, deja altares de piel sobre otros cuerpos de palabras, sumergiéndose en los laberintos de la crueldad y del amor. Del extravío hasta la posibilidad vital a través de la transparencia, despojado de todo reconocimiento. Muchas voces dentro de un mismo cuerpo disolviéndose hasta encontrar la furia y el vértigo en la poesía. Abándonate…

jueves, 3 de septiembre de 2009

Nueva Edición .::. Cañasanta.com (Primera de septiembre)

Edición Quincenal


EN ESTA EDICION LE TRAEMOS:ENTREVISTA :: Entrevista a la escritora cubano-americana Lourdes Gil ARTICULO X :: 2012: el principio del fin (Parte 1) ENSAYO :: La música en la obra de Rubén Darío ENSAYO :: Reflexiones al paso sobre poesía e Internet: ¡Editoriales a la guillotina! TEATRO :: NEWTEATRO THEATRE COMPANY PRESENTA: LA CASA DE BERNARDA ALBAENSAYO :: La muerte en la historia: Por Luis Rafael García Jiménez EL DOSSIER :: JUAN RULFO (1918-1986): Por Fracisco Arias SolísEL DOSSIER :: Reglas de tildación: Por Juan Edzon Zevallos ENSAYO :: Percepción de la muerte a lo largo de la vida: Por Boris Isla Molina EL DOSSIER :: Las 7 maravillas del mundo antiguo: Por Roque Daniel FavaleNARRATIVA :: Fragmento de la Novela "Última rumba en La Habana" de Fernando Velázquez Medina POESIA :: POESIA ESCOGIDA: POR SIMON ESAIN WEB DE LA QUINCENA- UNA-C: el punto de encuentro de los hispanos en Canadá



-Les recordamos que Cañasanta tiene un grupo en FACEBOOK al cual pueden unirse, subir eventos culturales, fotos de nuestros artistas, promocionar sus eventos, crear comentarios y 'posts', ect.- Además, si es usted un usuario de FACEBOOK y le agrada nuestra Revista, puede ser miembro de nuestra 'página en FB', donde puede comentar, publicar sus propias notas, cuentos, poesías, ensayos, fotos, sus eventos relacionados con el Arte y la Cultura de su lugar de residencia o país de origen. ¡Venga y únete a nosotros!NUESTRA EDITORIAL- Durante el pasado mes, la Revista online Cañasanta, precisó reparaciones en su Base de Datos y correos electrónicos, debido a una falla técnica. A causa del inconveniente, nos vimos en la obligación de no actualizar nuestras ediciones quincenales y cambiar el sistema de correos. Debido a ello perdimos mucha información de nuestros colaboradores y suscriptores. Lamentamos grandemente tal suceso.Reiteradamente hacemos un llamado a nuestros artistas y autores para el envío de nuevas colaboraciones en el campo del Ensayo, Narrativa, Poesía, Opinión, Pintura, Fotografía, Música, Danza, Teatro, Cine, Humor, entre otras. Por favor, visitar la página de COLABORACION, para mayor información sobre el envío por e-mail.- A nuestros queridos lectores y colaboradores: les infomamos a todos aquellos que nos reenvían correos con archivos adjuntos en forma de REPLY, por favor, les rogamos que lo hagan de forma completamente limpia. Sin que el cuerpo del correo contenga nada del mensaje anterior y con mensaje referente en el Sujeto, para evitar envíos de documentos importantes a la basura, ya que poseen poca visualización.- La Redacción de Cañasanta.com selecciona cuidadosamente los artículos que publica en su web. No obstante, la redacción de esta página web no se hace responsable ni comparte necesariamente el contenido de los artículos publicados en ella. La opinión expresada en cada artículo refleja exclusivamente la opinión de los autores. Cañasanta no se hace responsable de de dichas opiniones, pero velará para que éstas no resulten ofensivas y no vulneren la legalidad vigente.

***
-PROMOCION-








martes, 1 de septiembre de 2009

Invitación para publicar en la Revista Literaria Remolinos # 40 (Edición de aniversario)


SALUDOS, la revista digital de creación literaria REMOLINOS (ISSN: 1997-3489) lo invita a usted a ser parte con sus colaboraciones en la edición número 40 (Edición de aniversario), de nuestra revista, la cual saldrá a la luz los primeros días del mes de Octubre del 2009. Si está interesado en colaborar con nuestra publicación, agradeceríamos que lean los siguientes y sencillos pasos para publicar:


PASOS PARA PUBLICAR:

1. En esta Revista se puede publicar casi cualquier tipo de colaboración: Poesía, Relatos, Crítica Literaria, Artículos y *Reseña de libros, siempre y cuando se ponga en claro el tipo de colaboración que se envía.
2. La colaboración será mandada como datos adjuntos.
3. Para la extensión de los trabajos se tendrá en cuenta las siguientes especificaciones:Para Poesía: un mínimo de 3 poemas y un máximo de 10.Para Narrativa: un máximo de un cuento o fragmento de novela que no excedan las 15 páginas.Para Artículos y crítica literaria: un mínimo de una página
4. Los colaboradores deberán adjuntar también un pequeño resumen Biográfico de no más de 8 líneas, conteniendo lo más importante de sus datos. También pueden suministrarnos una foto suya o imagen artística para adjuntarla a su colaboración (La Foto o la imagen artística no son obligatorias).
5. Los trabajos deben ser enviados a nuestro correo: colaboracionesremolinos@gmail.com
6. Esta Revista se reserva el derecho a publicar sólo las colaboraciones que se mantengan dentro de las especificaciones requeridas (Ortografía, calidad de los trabajos, Originalidad, formato sencillo, etc), en un buen estado y no contengan errores de envío. Se sugiere a los colaboradores enviarnos siempre una breve reseña biográfica para saber la procedencia y la trayectoria del mismo.
7. Esta Revista no esta obligada a publicar toda colaboración que nos envíen. Pero se tratará en lo posible de atender la mayoría de los trabajos, teniendo en cuenta, ciertos criterios de calidad y originalidad para satisfacer el interés de nuestros lectores.
8. La revista se edita Bimestralmente en formato pdf y se puede descargar desde el web de la revista.
9. Esta revista no infringe con los derechos de autor, cada colaborador es totalmente dueño de su autoría.
10. Cada Número quedará archivado permanentemente en la sección: "Ediciones anteriores”.
11. Los colaboradores podrán mandarnos sus trabajos cuantas veces lo deseen.
*Nota: Para aquellos que deseen que la revista haga una reseña de su obra sea poesía, narrativa, ensayo o Revista, le rogamos enviarnos una copia de su obra a la dirección postal:

Sr. Paolo Astorga
Av. Malecón Checa 557
San Juan de Lurigancho
Lima 036, Lima-Perú



Agradecemos de antemano su distinguida colaboración en nuestra revista.


Saludos y Éxitos,

Paolo Astorga
Editor de la revista de creación literaria Remolinos

Revista Literaria Remolinos
http://revistaremolinos.blogspot.com



Ingrese a la Editorial Electrónica Remolinos, edición de libros digitales totalmente gratis:
http://editorialremolinos.blogspot.com

Escuche el programa Radial Vía Blog “Una Voz en el Abismo”: http://nadieveatras.blogspot.com

Descarga gratis el libro de poemas Anatomía de un vacío, escrito por Paolo Astorga, sólo haz clic aquí
Descarga gratis el segundo libro de poemas Sin llegar a lo invisible, escrito por Paolo Astorga, sólo haz clic aquí


Revista Literaria Remolinos
http://revistaremolinos.blogspot.com

REVISTA DIGITAL DE CREACIÓN LITERARIA "© REMOLINOS" ISSN: 1997-3489
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS 2005 - 2009.

Lima-Perú 2005 - 2009

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Peru
Revista de creación y eventos culturales. Moderan: Doan Ortiz Zamora, Alan Bustamante Medina y Jack Farfán Cedrón, escritores peruanos.