EL PADRE REBAZA, UNA VIDA AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

martes, 26 de octubre de 2010

El alma a cuestas


Linkmagen: http://www.cienciaseternas.com/VerdadesDelAlma.asp

Yo casi lo único que sé es que llevo el alma a cuestas, que me la cuelgo cada mañana como de un hilo para que me toque el vientre y amortigüe los golpes de frente con la vida, el alma a cuestas paso a paso, el alma a cuestas en el frente como escudo, como bastión, como ariete, el alma a cuestas dolor y miedo y abismo y sal y sed.

Yo lo único que sé es que llevo el ay a cuestas, cual poeta hernandiano, cual hijo de la luz, el ay a cuestas vivo y el ay a cuestas solo, y un alma sin canciones y una lágrima viva a no salir, siempre el alma y el ay a punto están, y nunca llegan vivos a derramar el agua, se quedan aquí dentro haciendo agujeros, horadando en la carne, haciendo huecos, y hay dentro aquí un abismo de ayes y de almas y dolor, y fulge vivo y rojo, y fulge vivo y negro, y no se da, se mantiene callado, no se gime, se mantiene elegante, no se muestra.

Yo lo único que sé es que me agonizan la enfermedad y el viento, que se me abren adentro, que se inundan, que yacen en el grito y despiertan, y que quiero llorar, y que quiero gritar, y que he de despertar, que estoy dormido, y que si estallo en gritos y en gemidos quizá se rompa el cielo, pero nada: ha de ser, así sea: que se me rompa el cielo, a eso he venido al mundo: a henchir de rojo y negro tanto azul, a henchir de grito vivo tanta paz, a henchir de fuego y niño tanta mortal y gris agua estancada, tanta madurez seca, tanta carne dormida y alma ciega.

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Peru
Revista de creación y eventos culturales. Moderan: Doan Ortiz Zamora, Alan Bustamante Medina y Jack Farfán Cedrón, escritores peruanos.