REVISTA SIAMESA - Cine, teatro y literatura
GIGANTE
Bucólico

Por José binetti.

El argumento se semeja al disparo de una ballesta,
es igual de efectivo dirigido a un enano que a un gigante.
Sir Francis Bacon

El conflicto es la base de todo guión cinematográfico.

Cora Requena Hidalgo dice: “El conflicto es el choque dramático entre fuerzas o voluntades opuestas que comparten un mismo fin. Es, a la vez, la base y la materia que constituye todo drama, y, en consecuencia, sin él no hay argumento dramático”

Neil Simon partía del deseo insatisfecho del protagonista y ello lo conducía al conflicto.
Charles Chaplin, solía contar: "Mi método es meter a un tipo en un problema y después ver cómo sale de él”.



Pero…
¿Qué sucede cuando el conflicto es tan pequeño y cotidiano que apenas parece un conflicto?

Lo que sucede es que nace una película como Gigante.

Feizbuk Freaks, 7 rarezas varias del montón, de José María Muscari

Ellos/Nosotros = Freaks

Por Perez Artaso Ariana

Por lo general, las propuestas escénicas y narrativas de Muscari son complejas. En este caso, Feizbuk no se queda atrás, presentándose como “un gran evento, (…) por su energía volcánica que irrumpe en la cartelera con siete versiones de una misma obra”, como señala su autor y director.

La obra está pensada para ser exhibida, con un mismo texto, en siete puestas diferentes, luego de siete semanas de gestación y la misma cantidad de ensayos, para ser encarnada por siete actores distintos cada vez.

Así, el Konex se vuelve casa de siete Feizbuks: Míticos, Sex, Tours, Hot, Stars, Teens y la encantadora Freaks.

Por Alberto Alonso

Adorables criaturas
Entre ellas

Por Nico Pose



Cuando me di cuenta que otra vez me iba a enfrentar con una obra donde sólo actúan mujeres, y donde sólo se habla de las mujeres, dije, ay: una obra más de mujeres. Y la palabra mujeres, mujeres, mujeres, se repetía insistentemente en mi cabeza, como si anticipara ese cotorreo ruidoso que se forma en una reunión donde sólo asisten mujeres, y el oído, tarde o temprano, termina sufriendo una descompensación, porque si la música de la ciudad destruye el tímpano constantemente, sumémosle la conversación de un grupo de mujeres, y claro, el oído termina diciendo basta, y la mejor solución es quedarse sordo al instante para luego escuchar algo que valga la pena, a Ravel por ejemplo, o cualquier bolero por más empalagoso que sea. Esto es lo que sentía, sinceramente, y no quiero lastimar a nadie.


Seis mujeres se reúnen para festejar el embarazo de una de ellas, como algo fantástico, y es verdad, es raro en una mujer joven, e independiente en estos tiempos, no es que sea raro, pero no es tan fácil de conseguir como hacía 25 años atrás. El festejo tiene su razón de ser: están en New York, y se nota por ciertos chistes muy norteamericanos que tiene el texto y que para nosotros son como algo más.
Modern Family (ABC) (FOX LATINOAMÉRICA)
Tan tuyos, tan míos, tan nuestros


Por Jimena Repetto

Como la de cualquier vecino digno de interés, Modern Family presenta una familia típica en los tiempos que corren. Lo interesante de esta serie es su particular uso del humor: irreverente y tierno. Se agradece a los guionistas que hayan dejado las artimañas políticamente correctas a un lado y que se animaran a pintar las familias con sus idas y vueltas, sus vínculos no tan lineales y los miedos que se esconden tras toda relación. Con simpatía, nadie puede dejar de amar a estos personajes que en Argentina presenta Fox. Tampoco es muy difícil sentirse identificado con alguno, o ver en ellos reflejado a alguna prima o un cuñado.
Al contrario de los estereotipos que la televisión suele mostrar, la serie toma elementos comunes a parejas muy distintas y los presenta como conflictos vinculares, por sobre cualquier otra distinción de edad o género.

Presentamos aquí el árbol familiar completo para buscar coincidencias con los lazos propios que pueblan nuestro comedor.

Germán Arens


Los ojos del Cordero de Germán Arens propone textos que vuelven al campo como espacio poético. Con la furia de las imágenes y la contundencia de las palabras presentamos tres poemas que se encuentran en el libro que acaba de editar por El Suri Porfiado.

Acá Germán nos deja un par de poemas que componen el libro:

La Cosa Mostra

Cuando se escapan Los Mostros

Por Jimena Repetto


Hay pocas cosas que nos ponen la piel de gallina, pocos temas que nos exprimen una lágrima, pocos ritmos que dan ganas de sacudir la melena, pocas bandas que hoy tengan algo de antaño y sean, a su vez, tan contemporáneas. La cosa mostra es una niña revoltosa en la familia de la escena musical porteña. Tiene un toque de tía rayada, la energía de un hermano adolescente, el porte de un abuelo napolitano y la revolución de los hijos por venir. Porque Paula Maffía, Lucy Patané, Santiago Mazzanti y Pedro Bulgakov son la herencia musical que suena hoy. Le guste a quien le guste y quien quiera oír que oiga.
Aquí una entrevista a Paula Maffía que presenta, con sus secuaces, una nueva serie de shows.

Antologías destacadas de la feria del libro de Frankfurt


Las antologías literarias que nos representaron en la feria del libro de Frankfurt


Por Nico Pose

Hace poco menos de un mes que la feria de Frankfurt fue inaugurada oficialmente por Cristina Fernández de Kirchner, donde la mandataria homenajeó a la viuda de Oesterheld más que a cualquier escritor. Otra oradora fue Griselda Gambaro que en su discurso hizo hincapié en la relación actual entre la literatura y la política, ahondando en la pérdida de poder que han sufrido los escritores en la esfera política. También hubo otros oradores, como Juergen Boos, el director de la feria. Pero todo esto es información en su momento era publicada en cualquier medio gráfico cultural, es por eso que nosotros iremos a la nuestro.

Revista Siamesa consiguió gracias a un infiltrado la Antología del cuento argentino del siglo XX, y la Antología de la poesía argentina del siglo XX. Ambos libros circularon y fueron comentados por toda la feria. El infiltrado, generosamente, desdeñó el dinero que previamente habíamos arreglado, y sólo nos pidió a cambio una foto de las Siamesas. Cuando se la entregamos nos preguntó si ellas eran alemanas, al ver con sorpresa sus abundantes cabelleras rubias y su piel de naranja. Nunca sabremos qué fin o utilidad le destinó a esa foto. Vayamos a las antologías.

Juana Roggero

Los de siempre

qué bueno que los de siempre
estén siempre
nos miren y nos recuerden
que hace poco hicimos lo mismo
y en todo ese mismo
algo nos cambió
y así estamos nosotros con ellos
pareciéndonos de a poco
gritando que hay una ola
que nos une sin
queriendo encontrar una anécdota
y ser como ahora
sin mensajes


HOLLYWOOD de Miguel Forza de Paul


Mirando el mar

Por Marilyn Botta



No son pocos los que aseguran que lograrían alcanzar la felicidad si pudieran vivir en un departamento frente al mar ¿Qué me impediría ser feliz en “la feliz”? Si desde mi ventana podría observar a los chicos haciendo castillitos de arena, o a los musculosos y bronceados surfistas trepando con entusiasmo sus tablas para enfrentarse a las olas. Caminar por la playa descalza en la arena y disfrutar del mar todos los días, eso es lo primero que imagino. Hay gente que vive frente al mar como las dos hermanas de esta historia, pero… ¿serán felices? ¿Qué pensaran de los chicos que hacen castillitos y de los surfistas? Aquellos que asistan a ver HOLLYWOOD van a aclarar éstas cuestiones, y también van a entender el sentido del nombre de la obra.
El idiota, de Javier Núñez



El escritor Javier Núñez nos acercó su libro La risa de los pájaros, del cual nos encantó este cuento.
Para todos aquellos que quieran leer su libro entero, pueden acceder al mismo clickeando acá.

El idiota

Lo cierto es que la primera vez que lo vimos no lo notamos. Que era idiota, quiero decir. Alguna vez Clara explicó que se trataba de una enfermedad congénita de nombre largo y complejo. Supongo que si un día decide escribir todo esto se puede tomar el trabajo de buscarlo. Pero déjeme decirle una cosa, Núñez: no es una buena historia. No es algo que a muchos les gustaría leer.
Clara, el bebé y yo acabábamos de mudarnos. Era una casa vieja, a tres cuadras de la ruta. Tenía un terreno enorme y bien cuidado que había enloquecido a mi mujer y una piecita que nos venía al pelo para el taller. Por detrás de la casa pasaba el río. ¿No suena increíble? A la mañana, cuando abríamos las ventanas para dejar que el sol invadiera el dormitorio, lo primero que veíamos era el río: amplio, salvaje, con los sauces de la ribera opuesta inclinándose para acariciarlo.
Patricio vivía enfrente. El idiota, claro. Recuerde que esta historia es sobre él: sobre Clara, el bebé, la casa, los sueños. Pero, ante todo, sobre él. Vivía con la madre, una viuda cansada que parecía haberse resignado a la irremediable imbecilidad de su hijo. Lo dejaba vagar toda la tarde y hasta bien entrada la noche, quizás con la inconfesable ilusión de que un día el río le ahorrara tanto esfuerzo. Era común verlo asomado por encima de la ligustrina que cercaba la casa, o espiándonos desde lo alto de algún árbol cercano como si fuéramos una especie de fenómeno de circo. Lo hacía con total descaro, hasta que yo le gritaba algo y entonces se alejaba a todo correr.
—No seas cruel —me reprochaba Clara—. No se da cuenta.
Y a mí me dolía este reproche por lo que callaba, por esa secreta alusión al problema del bebé y al resentimiento que me embargaba cuando sentía en la mirada de la gente algo parecido a la curiosidad y a la pena.
Espero que no le moleste si me guardo los detalles: el desconcierto inicial, las consultas al médico, los análisis. Y el dolor. El dolor cuando nos confirmaron que era irreversible, que la enfermedad de Clara durante el embarazo había afectado al bebé y que poco a poco iba a perder por completo la visión. Y ese preguntarle a Dios por qué a nosotros.

Gustavo Nielsen



"Banderitas y globos"


Pedí la piedra antes de irnos a dormir, la misma noche del cumpleaños de Javi. Él había querido un hamster y se lo habíamos regalado. Fue un día feliz. Cuando vi la piedra por TV, me animé y le dije a Marisa: "¿Te va?". Pero ella estaba con los dientes pintados y la cabeza en otro planeta.
- Como la de los vecinos - agregué, señalando la pantalla. Levanté el teléfono para llamarlos. Los timbres sonaron varias veces, porque eran cerca de las tres. El marido de Lala se despertó con la voz surgiendo como desde un pantano, pero se alegró cuando supo de qué se trataba.
- Era hora de que tuvieran su propia mascota.
La afirmación del marido de Lala me dio coraje para llamar. Corté y marqué el número de las Interempresas TV.
- Una Petrona - pedí.
- ¿Alguna otra cosita? - preguntó la mujer.
El aviso mostraba unos afilados cuchillos que cortaban hasta un clavo de hierro.
- Una colección de esos.
- ¿Los Destripper Láser?
- Sí. Código 12.
Apagué la TV y fui al comedor. Javi estaba despierto, con la cara pegada al vidrio de la pecera, mirando fascinado al hamster en su rueda.
Al regresar a la cama pensé en lo lindo que era tener una familia, y que cada uno de sus miembros pudiera expresarse a través de sus mascotas y sus programaciones, como decían en el micro de los siconautas.
Sonriendo al aire, me sentí un verdadero siconauta.
Detrás de la forma, de Alfredo Martín.

De-formando.


Por Carmela Marrero Castro

La obra se construye desde una mirada paródica. Los textos parodiados son múltiples: el arte y la creación artística, la construcción identitaria, los estamentos sociales, la madurez de lo adulto, la inmadurez de lo adolescente.

Toda parodia contiene una mirada crítica. Durante las dos horas que dura la obra, esta mirada se impone en la recepción que busca decodificar las ironías, las exageraciones, la ridiculización, el humor y el sarcasmo. Recursos necesarios para subvertir formas canonizadas por múltiples tradiciones.

Por Alberto Alonso


Adriana Kogan
Cientos de animales están cazando ahora
y en su mente quieta no hay otro dibujo que una presa pequeña.

Cientos de árboles hermosos se están meciendo ahora
y hay un pino azul en el centro
y una pista de patín que se forma alrededor por efecto de la nieve en su acumulación.

¿De dónde llegaría, si llegara
la calma como un manto ideal en su reposo
sin paralelo real en las ideas
o un obrero trabajando la miel como las piedras, en su labor continua?

Si nuestro corazón verdaderamente ya no amara nada
ya no creyera en nada,

¿veríamos resistir a los leones del mundo, apiñados como rocas, con toda la violencia contenida entre sus músculos?
¿o en cambio veríamos lobos oscuros, cipreses altos y especies rígidas abandonar el calor y entregarse dulcemente a la muerte?

El movimiento anillado de nuestro pensamiento nos devuelve siempre a casa y
“las cosas como son”, en boca de un pájaro cualquiera, debiera parecernos más bien un gesto o un susurro,
un árbol inexpresivo cuya existencia se sostiene en ramas.



Por Alberto Alonso

Jonás Gómez

Hackear las estrellas de la bandera

(selección)

$

la acumulación de horas frente al tivo convierten el residuo en texto:
arranca con una adolescente rubia montada a un oso polar
que van por hielo y ella pregunta:
¿nunca sentís miedo?
y el oso responde:
nunca
y si alguna vez siento miedo voy a dominar el miedo

eso en una de las señales, pero hay otras
otros canales que aportan información diferente
cómo es el caso de uno de los mejores cómicos del momento
un tipo alto, con pelo ondulado, que actúa a George w. Bush
y en su acto atiende el teléfono y pregunta:
¿cómo está tu esposa?
¿sigue teniendo las tetas grandes?

y sigo
sigo con la secuencia mamífero-alimentaria:
un cocinero-pensador de la gastronomía mundial-reúne a un grupo de chefs
y personalidades del ambiente gastronómico
y cuestiona:
¿les parece ético gastar mil dólares en una cena
que, al final de cuentas, va a convertirse en excremento?

también pregunta:
si tuvieran que elegir una última cena antes de morir
¿qué comerían?
y los chefs
y personalidades del ambiente gastronómico
hablan de la comida que se preparaba en sus casas

saliendo del plato y pasando a la cultura hip-hop
que abarca preocupación por cuestiones sociales, política y movimientos de base
pero que, también, incluye vetas misóginas, rimas machistas
y la obsesión por el éxito comercial, los autos, las llantas y el bling bling

de ese movimiento
que se abastece de un arsenal de rimas que dan en el blanco
y compiten con la mejor poesía editada
uno de sus máximos exponentes rima:
you´re a queen, you deserve the cream
everything that glees
everything that shines
everything that´s mine


Lidia, de Ignacio Santillana Dir. Leyla Antezana
Algo en común

Por Jimena Repetto


Lidia no es una mujer cualquiera, aunque todos la conocemos. Lidia es una de esas maestras que tuvimos en sus últimos años antes de jubilarse. O una de nuestras vecinas que atraviesan el luto de un marido. También, la señora que alguna vez se nos sentó al lado del colectivo y nos conversó todo el viaje sobre el terrible estado de la ciudad. Lidia es un prototipo, en cierta forma, pero en su estado más oscuro. Por eso vale la pena enfrentarse a su discurso.










Para contactar a Revista Siamesa: mail.
©revistasiamesa.com.ar 2007 - Todos los derechos de reproducción y representación reservados.