EL PADRE REBAZA, UNA VIDA AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

martes, 6 de septiembre de 2011

ENTREVISTA A "REWOLVER" A PROPÓSITO DE SU PRIMER LANZAMIENTO "BIÓSFERA BLUES"


DESDE BARCELONA


JFC A pocos días del lanzamiento de tu primer CD en Barcelona, no sé si sería bueno armar una rola en torno a este oficio maravilloso que es el arte, específicamente la música. Qué tal, cómo nació todo, la idea genésica, el primer destello, la detonación primigenia. Háblanos un poco de los inicios.

HS Hace muchos años mientras lactaba del seno materno, no sólo reforzaban mi sistema inmunológico, sino también me suministraban dosis exactas de música a través de ciertos cánticos de mi familia por vía materna. Crecí con esa influencia de la vena artística que palpitaba en mi interior. Mi abuela “Tita” tocaba la guitarra y cantaba con un sentimiento que acompasaba mis latidos; entonces ahí se prendió la chispa en mi curiosidad por indagar en la música.

Aprendí a tocar la guitarra en la adolescencia mientras crecía, probé muchos géneros, pero me sentí hipnotizado por el blues, mientras desarrollaba fraseos de rock and roll para ganar digitación.

JFC ¿Sabías que la palabra “blues” denota melancolía? Vamos retrotrayéndonos al fondo psicológico de la palabra azul. En las tierras del Missisippi, creo yo, parte ese sentimiento azul de la gente de color que labraba las tierras algodoneras, mientras esos cánticos desgarradores hacían llevadera su esclavitud. ¿Te imaginas? Todo muy profundo, me imagino viendo el film “El color Púrpura”. Hay muchas variantes a partir de ese género, hasta la actualidad. Digamos que la tuya, editada en este tu primer disco, ¿cómo se titula?, sugiere alguna vertiente en especial, derivada del blues; es decir, ¿haces alguna mezcla que innove la escena blusera contemporánea?

HS El blues es melancolía y nostalgia pura, y a pesar de ser un género de origen afro-norteamericano está basado en la utilización de notas en un patrón repetitivo que suele seguir una estructura de doce compases; en particular yo me sentí hechizado con canciones de genios como Robert Jonson y Muddy Waters quienes siempre retumbaban mi cabeza. Pero tengo muy clara la identidad peruana como músico que soy, por lo tanto en este cd he fusionado dentro de mis riffs, pequeños fraseos de la guitarra alto-andina, con la escala pentatónica de blues, sin alterar las estructuras de ambas bases. Es cierto que nunca he seguido un patrón diseñado en la forma de tocar la guitarra; siempre me ha gustado tocar a mi forma y estilo; es decir, improvisando riffs y fusionando sonidos. Luego, a pesar de haber terminado la carrera de Ingeniería Forestal en la Universidad Nacional de Cajamarca, siempre guardaba mi carta bajo la manga, que es tocar blues.

Han pasado muchos años de experimentación en la guitarra, y mientras tanto desahogaba en las 6 cuerdas mis sentimientos más escondidos. Entonces una noche sin luna decidí plasmar mi inspiración en una huella en la que sinteticé todo a través de un disco. Por mi espíritu aventurero compulsivo actualmente vivo en Barcelona donde aquí, ser un guitarrista de blues no es un pecado venial para la sociedad. Un día “X” conocí a un peruano que tiene un estudio de grabación, donde actualmente estamos editando mi primer álbum como solista, titulado “Biósfera Blues”, en el cual trato de enlazar un equilibrio mágico entre la melancolía del blues y la paz perfecta del bosque, en un estado casi sui generis del alma.


JFC Interesante. Veo que estás de lleno en el mundo sutil y maravilloso de la música. Conoces bien tu oficio y eso significa no sólo crecimiento técnico, sino seriedad para con el avance disciplinado dentro de lo que refiere, no sólo granjearse gloria o fama, sino también hacer que eso que hacemos, y nos gusta, sea sostenible en el tiempo y el sistema. Vivir de aquello que hacemos, y si nos gusta, doblemente delicioso. ¿Crees que tu personalidad compulsiva, disparadora, Rewolver, te haya varado en la playa correcta, es decir, en tu país el músico no es visto con respeto, dado que los músicos, creo yo, de esta parte del hemisferio y de allá, nunca han vivido (no muchos) de su música; en general los artistas adolecen de esa aberración con la que es visto el artista, un provocador del orden impuesto, etcétera. Aparte, ser plástico en la escena, digamos elaborar otros géneros para no caer en repeticiones, ¿crees que sea bueno mientras practicas los riffs que te plazca? ¿Una sola línea es la que lleva a la perfección en un músico? ¿O es un ejercicio de crecimiento técnico el naufragar en muchas aguas?


HS La verdad es que muchos me definirán de aventurero y algo suicida por haber tomado el sendero de un guitarrista dentro del camino de la música, a cambio de abandonar la vida cómoda y asegurada de un Ingeniero forestal. Pero yo elegí este camino muy empinado, cuesta arriba, porque mis códigos genéticos siempre van a expresar sonidos instintivos a través de la guitarra. Yo no puedo negar este don divino y hacer lo que la mayoría hace, sólo por el hecho de seguir fielmente las normativas de la sociedad, desarrollando estereotipos clásicos de un clon manipulable.

Me gusta arriesgar la piel para demostrar que existen muchos caminos alternativos e independientes en pro de lograr un desarrollo a nivel personal, real. Es cierto que un músico está mal visto por estar ligado estrechamente a los excesos, y por ende, refleja una imagen un poco distorsionada del ser humano, pero eso no significa que seamos los últimos en la cadena trófica; los artistas somos seres muy sensibles que contemplamos el infinito desde nuestra propia percepción y por lo tanto pensamos, sentimos y actuamos en estados de melancolía completamente diferentes al resto de personas.

En lo personal, siempre he pensado que un músico no tiene que enfrascarse en un solo género, dada la gran diversidad de variantes musicales existentes en el medio, lo cual siempre nos estimula a fusionar géneros como parte de la creatividad infinita del hombre, para evolucionar en lentas variantes impensables el género musical que desarrollamos.


JFC Hay un pasaje bíblico en donde El Redentor relata una parábola; un fructífero hacendado, antes de dar un largo viaje da al primer criado tres talentos (antigua moneda a cuyo propietario le volvía cómoda su situación), dos al segundo y uno al tercero; a su retorno los criados que más habían recibido talentos fueron quienes más los hicieron producir; mas, hubo el que sólo recibió uno, quien le dijo que por miedo a perderlo lo había enterrado en una esquina de su casa, sin haberlo hecho crecer, a lo que el hacendado lo reprende, diciéndole que fue un ocioso al no haber multiplicado su talento. Lo que nos dice la parábola, y lo ha discutido Carl Jung a lo largo de buena parte de su obra psicoanalista, es que todos debemos desarrollar nuestro talento; es nuestra obligación y nuestra válvula de escape a diablos internos que muchas veces terminan en la peor decisión del hombre, el suicidio. ¿Sientes infinito el camino del blues y todas sus variantes por desarrollar? ¿Crees que este primer álbum, del que acabo de escuchar una deliciosa ráfaga de Salón del Blues, “Sexo en el bosque”, sea únicamente la punta del iceberg, un deslumbrante comienzo musical, que por cierto, no lo dudo, dará copiosos frutos a futuro? ¿Por qué crees que un artista se estanca en la actividad que con tanto empuje comienza? ¿Falta de apoyo moral, familiar, disciplina artística…? ¿No será que el único legado del Barbón, el talento, sea desarrollarlo, a costa de mellar aun la vida misma en el intento?


HS Te soy sincero y la verdad es que no conocía este pasaje bíblico, pero estoy completamente de acuerdo en que el ser humano debe desarrollar su talento, que quizás muchas veces lo mantiene inhibido detrás del anonimato, en un estado de latencia, producto de inseguridades personales que rondan su entorno. Todos llevamos un ser talentoso en nuestro interior, con una consecución incalculable de capacidades, pero muchas veces nos sentimos aplacados por el temor al clásico “Qué dirán”.

En mi caso, aún conozco débiles amistades que hasta la fecha critican mi decisión de haber tomado el sendero de la música como forma de vida real, pero mi autonomía es suficientemente capaz de prescindir de todos ellos.

La inscripción en la carrera para llegar a la meta es muy elemental, lo difícil es mantenerse constante todo el tiempo durante el certamen cuesta arriba, que implica llevar una vida artística sostenible en el tiempo y en el sistema.

La disciplina es el principal catalizador que acelerará la reacción en esta carrera, la práctica constante es vital, la pasión y entrega tiene que ser absoluta e invencible frente a las adversidades. Algunos creen que la vida artística es moda o hobbie que se manifiesta en la niñez o adolescencia, una especie de fiebre pasajera, pero en realidad es una verdadera piel que se lleva toda la vida, siempre y cuando la respetes sobre todas las cosas y creas firmemente en ella.

La familia juega un rol muy importante en el arte. Menos mal que por vía materna yo provengo de una familia artista, que me ha apoyado incondicionalmente siempre para no desfallecer en mi carrera como guitarrista.

Nuestra vida está en riesgo constante todos los días, desde nuestro génesis de fusión gamética, entonces no veo el porqué no arriesgarla de verdad una vez más para remar hasta el otro lado del río.


JFC En efecto, Rewolver, hacer lo que a uno le gusta, es el camino, sino el más corto, al menos el más divertido y que hace llevadera la meta. Digamos que todo trofeo tiene un precio muy alto, pero ese proceso arduo, de sudor, es el que nos llena como artistas. Pienso que la mayoría de músicos han dejado borrar sus improntas por no creer en ellos mismos; otros las supieron llevar, paralelas a los vicios, pero que finalmente no flaquearon, digamos, hasta la inanición o sobredosis. Pienso que la única sobredosis debería ser empaparse de la actividad artística por la cual dejamos todo, como guiados por una palabra redentora, la dictada por el propio interior y convicción. A mediano o corto plazo, supongo, te esperan varios conciertos en Barcelona y Perú, post lanzamiento del cd. ¿Planeas algo innovador en cuanto a dar recitales, que supongo, habrá de recibir toda oídos, determinada élite? Me refiero a que estos espacios de conciertos de bar se prestan muchas veces para la improvisación y el happening, la mixtura con otras artes, como el teatro o la poesía, como no sucede en los megaconciertos en los que juega un rol importante el despliegue comercial de la industria discográfica.


HS Hace muchos años atrás mientras paseaba por los pasillos de la facultad de ciencias agrícolas y forestales, encontré una revista de corte limeño donde publicaban un artículo sobre Jim Morrison —“Vida, muerte y leyenda”—; recuerdo que después de haberlo leído, me llamó mucho la atención una frase del poeta inglés William Blake: “El camino del exceso, conduce al palacio de la sabiduría”, pero con eso no quiero decir que yo fui un practicante de los excesos, simplemente me dediqué a pulir mi carta bajo la manga, que es tocar blues en la guitarra, y para iniciar el camino me conseguí mi primera guitarra eléctrica (la kulona), fiel compañera que llevo en todos mis viajes.

Tengo planeado ofrecer algunos conciertos aquí en Barcelona, como parte del lanzamiento del álbum, también me han programado un par de entrevistas en la radio, donde mi productor conduce un programa de música independiente. Cuando vaya a Perú quiero tocar en vivo parte del álbum en Caxamarca, pero en versión semi-acústica, para mantener la sutilidad del blues con las guitarras acústicas.

Durante mis conciertos voy a explicar un poco la temática ambiental actual, como parte del mensaje que ofrece éste álbum llamado “Biósfera Blues”, ofreciendo folletos de arte ecológico, tratando de concientizar al público para practicar en sus hábitos de vida las 3R (reducir, reutilizar y reciclar). El sentido y objetivo de este cd es ofrecer al público un tipo de Blues-ecológico; ya se darán cuenta de lo que hablo cuando lean los títulos de las canciones, y por supuesto, cuando vean los videoclips. Este proyecto ambientalista a través del Blues en principio sólo tuvo un único creyente que nada más era yo, pero a medida que iba tomando forma se sumó más gente, y ahora somos cientos de personas de diferentes edades y nacionalidades quienes vamos propagando el álbum como verdaderos mensajeros ecológicos.

Caxamarca, a los seis días del mes de Septiembre de 2011

Licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Perú de Creative Commons.

Constelaciones

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Peru
Revista de creación y eventos culturales. Moderan: Doan Ortiz Zamora, Alan Bustamante Medina y Jack Farfán Cedrón, escritores peruanos.